¿Y dónde está el gobierno?, por @mariocampos

Quema de material electoral y protestas en al menos ocho estados, una refinaría bloqueada con desbasto de gasolina en Oaxaca, y el desalojo de militares que custodiaban boletas para el 7 de junio, son sólo algunas de las estampas que hemos visto en las últimas 48 horas.Todo en medio del silencio de las autoridades que no han salido a explicar qué está pasando y que lo único que han dicho – en voz del presidente Peña la tarde de ayer – es que su gobierno no ha “claudicado” en la evaluación a los maestros.

Esa pobre declaración – en respuesta a la pregunta de periodistas – no sirve para compensar el abrumador vacío. El país va por un lado y la comunicación oficial por otro. Ayer, por ejemplo, la cuenta de twitter de la Presidencia dedicó veintidós tuits a la inauguración de una plaza comercial en el municipio de Naucalpan y ninguno a la violencia, la amenaza sobre el proceso electoral o el creciente reclamo por la suspensión de las evaluaciones a los maestros.

¿Por qué este silencio? Nadie lo entiende. Algunos especulan que todo se trata de ganar votos, aunque no es de creerse que la CNTE se volcará a favor del PRI sólo por una “suspensión indefinida” que puede ser retirada en cualquier momento. Tampoco es evidente que los votos del SNTE estuvieran en peligro y que con esto ya los tengan en la bolsa.

Otros creen que todo es para que los maestros permitan que las elecciones transcurran en paz. De ser así, la medida es grave y torpe. Grave porque echa por los suelos la promesa central del Presidente Peña que desde su toma de posesión afirmó que nadie estaría por encima del Estado, ni siquiera los poderes fácticos. Bajo esa premisa fue que se aprobó una reforma en telecomunicaciones, se detuvo a Elba Esther Gordillo, al Chapo Guzmán y a la Tuta. Hoy todo eso está en entredicho pues el mensaje real es que nadie está por encima… excepto la CNTE que pasan sobre todo y sobre todos.

Y es torpe porque es evidente que ceder en esa ilegalidad no calmó los ánimos sino que los exacerbó como muestran sus acciones a partir del anuncio de la suspensión.

El gobierno se ve ausente, débil e incapaz de dar la cara. El mejor ejemplo es la publicación de un boletín de menos de cinco líneas que después fue borrado, como evidencia del único mensaje oficial para hablar de la caída de la primera reforma aprobada en este sexenio.

En este escenario pierde el gobierno pero sin duda perdemos todos pues como indica la primera lección de la lucha política: los vacíos no existen y siempre habrá alguien dispuesto a ocuparlos. En el temor, la incertidumbre y la inseguridad, estamos viendo las consecuencias de un gobierno ausente, que sin dar explicaciones un día decidió acabar con lo (poco) que había logrado.

– See more at: http://masdf.mx/opinion/columnas/y-donde-esta-el-gobierno-por-mariocampos#sthash.M9NrYP4w.dpuf

(MARIO CAMPOS)