Fuertes indicios, 15 de enero de 2015

ALINEADA

Hay fuertes indicios de que a la asambleísta Priscila Vera le comieron la lengua los comicios electorales.

Después de que luchó hombro con hombro junto con su compañero blanquiazul Édgar Borja para acusar a Mauricio Toledo de corrupto, se hizo a un lado luego de que su correligionario fue expulsado de su partido y cayó en desgracia por estar presuntamente involucrado en asuntos poco honorables.

Ni denuncias ni defensas, Vera mejor no arriesgó su próxima chamba. Así que como dice el dicho, calladita se ve más bonita.

INSOMNIO 

Tenemos fuertes indicios de que dos mujeres le andan quitando el sueño al secretario de Gobierno, Héctor Serrano; se trata de Maria Rosete y Alejandra Barrios (diputada por el PRI), ya que las lideresas de comerciantes en la delegación Cuauhtémoc han reafirmado el pleito casado que traen desde hace décadas, lo malo es que ahora Rosete advirtió que se puede desatar la violencia en el primer cuadro.

A ver si Serrano toma cartas en el asunto y las puede sentar a “platicar”, porque al parecer ni Alejandro Fernández, delegado de esa demarcación, lo ha logrado, ¿será que él más bien ya anda ocupado en su candidatura?

Compartir
Artículo anteriorHabla todo lo que quieras
Artículo siguienteCorta tú