Habla todo lo que quieras

Este viernes el sistema de juicios en el DF cambia: con el fin de simplificar los engorrosos trámites y los largos procesos en delitos entre particulares, arrancan los juicios orales.

Lo primero que debes saber es que sólo podrán desahogarse por esta vía los delitos culposos, o sea aquellos en los que alguien comete un delito sin la intención de afectar a otra persona o por mera imprudencia, y los delitos que se persigan por querella, es decir, en los que una persona acusa a otra.

¿Cómo funcionan?, el asesor externo de la Unidad para la Implementación de la Reforma Penal en el DF, Gabriel Regino, explica que el sistema acusatorio tiene varias etapas, pero las más conocidas son: la investigación, la etapa intermedia y el juicio oral.

Primero, en la investigación, las autoridades analizan si efectivamente ocurrió un delito y tratan de determinar quién lo cometió; después, en la etapa intermedia, la fiscalía y la defensa presentan las pruebas ante un juez de control, sí él no puede resolver el conflicto, entonces se programa un juicio oral.

Pero antes de llegar a un juicio existen otras alternativas:  los “criterios de oportunidad”, que, básicamente, son salidas alternativas al problema para evitar un juicio, estas oportunidades se ofrecen durante las primeras dos etapas del proceso y pueden ser la mediación, donde el presunto culpable puede llegar a un acuerdo con la víctima para reparar el daño, y el procedimiento abreviado, donde el juez de control ofrece al inculpado la posibilidad de reducir la sanción si se declara culpable.

Para que te des una idea, algunos de los delitos que serán juzgados de esta manera son: amenazas, allanamiento de morada, retención y sustracción de menores, robo simple, abuso de confianza y fraude, entre otros.

Aunque el DF ya cuenta con todo lo necesario para realizar los juicios orales —personal capacitado y las salas especiales—, aún faltan cosas que podrían mejorarlos.

Por ejemplo, todavía no están construidas las unidades de mediación, donde el acusado puede llegar a un acuerdo con la víctima.

Estas instalaciones son relevantes ya que, como explicó el coordinador del Instituto de Formación Profesional de la PGJDF, Juan José Olea Valencia, en noviembre de 2014, 25% del total de los casos de denuncia se atendería en estas unidades de mediación.

El gobierno capitalino comenzará a ejercer este modelo de justicia para apegarse a una Reforma Federal promulgada en 2008, que busca que este sistema se replique en todo el país.

LAS EVIDENCIAS

Para que el nuevo esquema de justicia funcione de manera adecuada, se debe mejorar el manejo de evidencias.

En el nuevo sistema, las evidencias como pruebas de inocencia o culpabilidad son más relevantes que las declaraciones.

Para ello, la Procuraduría General de Justicia del DF, encargada de resguardarlas, licitó la construcción de instalaciones especiales para manejo y conservación de las mismas.

De acuerdo con la licitación, dichas instalaciones deberían estar concluidas el 7 de julio próximo.

YA SE HABÍAN APLICADO

El Distrito Federal ha acatado esta disposición desde 2011, cuando se realizaron los primeros juicios orales, pero en esta ocasión serán aplicados de manera general para los delitos no graves. Los primeros juicios orales en el DF fueron para procesar a adolescentes infractores de delitos no graves, posteriormente, en 2013, se realizaron para atender los casos por materia familiar, en lo civil y mercantil.

(Ignacio Gómez)

Compartir
Artículo anteriorPieza de la semana: Las dos Fridas
Artículo siguienteFuertes indicios, 15 de enero de 2015
Reportero, ciudadano y cuasi adicto –en recuperación– de las bebidas energizantes. Por ahí dicen que soy el elemento más antiguo del equipo editorial de Máspormás, ¿será?