Los 6 asesinos seriales más famosos de la CDMX

Francisco Guerrero Pérez ‘El Chalequero’

Primer asesino serial del que se tuvo registro en el país. Entre 1880 y 1888, este hombre mató en la Ciudad de México a unas 20 prostitutas, de las que, se cuenta, pudo haber sido su proxeneta. Vivía en la colonia Peralvillo y su modus operandi era solicitar sexoservicio a las mujeres y después asesinarlas por estrangulación o degollamiento. Para curtir la piel, usaba el mismo cuchillo que empleaba en su oficio de zapatero. Sus crímenes coincidieron con la época en la que Jack el Destripador aterrorizó a Londres. Por esta razón, y porque a sus víctimas las arrojaba al Río Consulado, a Francisco Guerrero se le conoció como el ‘Destripador del Río Consulado’. Guerrero fue encarcelado por segunda ocasión, en 1908, en la prisión de Lecumberri, donde falleció por una enfermedad dos años después.

Francisco_Guerrero_(007)

Gregorio ‘Goyo’ Cárdenas

Mejor conocido como el ‘Estrangulador de Tacuba’. Asesinó a tres prostitutas y una estudiante de Ciencias Químicas, cuyos cuerpos fueron hallados en el patio de la casa de Cárdenas, ubicada en Mar del Norte, colonia Tacuba. Se sabe que este hombre tenía relaciones sexuales con las mujeres y después las estrangulaba. Los asesinatos ocurrieron entre agosto y septiembre de 1942, año en que fue encarcelado en Lecumberri. Al cerrar sus puertas esta cárcel, en junio de 1976, el también apodado ‘Hombre monstruo’ obtuvo su libertad gracias a un amparo. Cuando estuvo preso terminó la carrera de Derecho. Murió en 1999.

Juana Barraza Samperio ‘La Mataviejitas’

Todos sus crímenes –16 homicidios– fueron contra ancianas y ocurrieron entre 2003 y 2006, aunque hay fuentes que le atribuyen su primer asesinato hacia finales de la década de los 90. Fue sentenciada a 759 años de prisión. Además fue encontrada culpable de 12 robos contra mujeres de la tercera edad. Solía golpear a sus víctimas, herirlas con armas punzo cortantes y estrangularlas. Actualmente está recluida en el penal de Santa Martha Acatitla, donde este año se casó con un interno acusado de homicidio doloso.

Mataviejitas

Raúl Osiel Marroquín Reyes ‘El Sádico’ o ‘El Mata Gays’

Este asesino contactaba a jóvenes homosexuales en bares, y después los enamoraba y para secuestrarlos y matarlos. En 2006, cuando fue detenido, se contabilizaron por lo menos cuatro personas que fueron ahorcadas y cuyos restos fueron abandonados, dentro de maletas, en diferentes puntos de la capital, principalmente en los pasos a desnivel de Calzada de Tlalpan. Marroquín aseguraba haber hecho bien a la sociedad al elegir entre sus víctimas a gays, pues, según él, esta gente “hace que se malee la infancia”. Las investigaciones para detenerlo comenzaron el 30 de noviembre de 2005, de acuerdo con el periódico El Universal.

 

José Luis Calva Zepeda ‘El Caníbal de la Guerrero’ o ‘El Poeta Caníbal’

De acuerdo con el periódico La Crónica, se trata del primer asesino antropófago del que se tuvo registro en la Ciudad de México, ya que presuntamente cocinó y se comió los restos de quien era, en 2007, su pareja sentimental: Alejandra Galeana Garavito. Sin embargo, en otras publicaciones, como el artículo “Ni poeta ni caníbal”, que apareció en la revista Letras Libres en octubre de 2007, se dice que durante su detención no hubo indicios de que Calva se hubiese comido a la víctima, aunque, eso sí, el cuerpo de la mujer apareció descuartizado. Fue apodado ‘El Poeta Caníbal’ debido, también, a los poemas y escritos que la policía halló en su departamento. En octubre de 2007 ocurrió su detención y para diciembre del mismo año se quitó al vida con un cinturón. En su momento fue acusado de triple homicidio.

César Armando Librado, alias ‘El Coqueto’

Cometió por lo menos siete violaciones, seis homicidios y un intento de homicidio contra mujeres. Estos crímenes tuvieron lugar entre julio de 2011 y enero de 2012, según el periódico El Universal. Librado era chofer de microbús y se las arreglaba para quedarse solo con sus víctimas, a quienes golpeaba, violaba y asfixiaba. Después de esto, aventaba los cuerpos a parajes desconocidos. El 26 de febrero de 2012 fue detenido y dos días después se fugó. El 3 de marzo de ese año fue reaprehendido y un día después ingresado al penal de Barrientos.

El-Coqueto

(Fotos: Cuartoscuro/Archivo y Wikimedia Commons)

Compartir
Artículo anteriorPGJDF difunde retrato hablado de víctima en el puente La Concordia
Artículo siguiente¡Hola, Pretty Bitches!
Inició su carrera periodística hace cinco años en El Universal. Ha colaborado en los suplementos Domingo y Confabulario. Se considera apasionado de la Ciudad de México, de su pasado y de las historias que la habitan, más aún si son mera fantasía.