“No tememos por la seguridad del Papa”: Monseñor Lira

MÉXICO, D.F., 17ENERO2016.- El Episcopado Mexicano, encabezado por el Monseñor Eugenio Lira, coordinador General; el doctor Roberto Delgado, jefe de voluntariado y la maestra Georgina Cid, coordinadora de prensa, dio conferencia de prensa para informar de los avances para la visita del Papa Francisco del 12 al 17 de febrero del presente año. Se informó acerca de la participación en la vallas humanas, los recorridos en los diferentes estados al igual que el arribo y resguardo de los “Papamóviles” en el Hangar Presidencial. FOTO: GALO CAÑAS /CUARTOSCURO.COM

Desde hace aproximadamente un mes, el edificio Punta Reforma se ha convertido, todos los domingos, en el centro de prensa de la Conferencia del Episcopado Mexicano (CEM), encargada de informar todos los detalles de la próxima visita del Papa Francisco a México, que tendrá lugar entre el 12 y 17 de febrero próximos.

En el piso 16 de este lugar, a través de cuyas ventanas se puede apreciar la inmensa mole de concreto que es la ciudad, conversamos con monseñor Eugenio Lira, obispo auxiliar de Puebla y secretario general de la CEM, quien nos explicó más acerca del itinerario del Sumo Pontífice en nuestro país.

–Las expectativas por la visita del Papa son enormes, más en un país como México, siendo tan católico como es y en el que se enfrentan muchos problemas. Probablemente uno de los de mayor relevancia, el de los 43 normalistas desaparecidos en Guerrero… Se ha especulado mucho si el Papa tendrá algún encuentro con los familiares de los estudiantes. ¿Qué hay acerca de esto?

Hay muchas personas que, como usted ha referido, han sufrido mucho a causa de las diversas formas de violencia, no sólo del crimen organizado. Qué más quisiera el Papa que encontrarse con todas ellas para darles una palabra de consuelo, sin embargo, esto es humanamente imposible. Nos han llegados miles de solicitudes. Si el Papa tuviera que atender todos los  encuentros privados que se le piden, tendría que quedarse en México, ya a vivir, por eso es que se han planeado eventos específicos para que pueda encontrarse con personas que viven determinadas realidades y se ha previsto que la misa en Ciudad Juárez esté dedicada a los migrantes y a las víctimas de las violencias, y ahí compartir su sufrimiento y darles una palabra de esperanza, y hacer también un llamado al resto de la sociedad.

–¿Ahí podría darse ese encuentro con los familiares de los normalistas?

Un encuentro privado es muy complejo, porque no puede el Papa privilegiar sólo a un grupo.

ESTO TE PUEDE INTERESAR: ASÍ SERÁ EL ITINERARIO DEL PAPA FRANCISCO EN LA CDMX

–¿No está programada como tal una reunión con los familiares de los normalistas?

No está programada como tal. Para eso están estos encuentros que se han previsto, porque, repito, son miles las víctimas de las violencias, miles, y qué más quisiera el Papa que encontrares con cada grupo de víctimas de las violencias. Esto no es factible por el tiempo. Entonces se ha previsto en esta misa (en Ciudad Juárez), que los que hayan sido víctimas de alguna forma de violencia puedan participar. Claro, hay espacios de tiempo muy limitados que tiene el Papa. El Santo Padre puede disponer de ese tiempo como él disponga, pero el programa que se nos ha dado de Roma contempla que el momento de encuentro con víctimas de las violencias y los migrantes (también son víctimas de la violencia) sea en Ciudad Juárez.

–¿Hay alguna agenda temática programada para las distintas sedes que visitará el Papa?

Todo está programado. Primero hay que decir que la agenda la dio el Papa. Cuando nos confirma su viaje apostólico, nos dice las fechas, a dónde quiere ir y qué encuentros quiere sostener. Lo único que hizo la CEM con la Nunciatura Apostólica Mexicana fue decir en este día podría ser aquí y este evento que el Papa pide puede ser en este lugar. Con base en esto, se armó la agenda. El Papa llega el día 12, hay una recepción cálida (todavía no oficial, porque esa tendrá lugar al día siguiente en Palacio Nacional), luego es el encuentro con los obispos. Por la tarde empieza, digamos, la agenda temática, donde, en la Basílica de Guadalupe, el Papa consagra el Año Jubilar de la Misericordia a la morenita del Tepeyac y a todo el continente americano. Luego, al día siguiente en Ecatepec, el tema es la misión continental y el papel de los laicos. Recordemos que desde aparecida estamos empeñados todos los episcopados de América en la misión continental permanente, y vemos que un papel muy importante lo tienen los laicos. Esa es la temática de la misa en Ecatepec.

Al día siguiente, en Chiapas, concretamente en San Cristóbal de las Casas, la temática de la misa es el encuentro con los indígenas. El Papa Francisco, como lo hizo Juan Pablo II y Benedicto XVI, reafirmará el aprecio de la iglesia por las personas, por los indígenas, por sus tradiciones y culturas. Hablará de sus derechos, de la problemática que enfrentan los pueblos indígenas. Por la tarde, en Tuxtla Gutiérrez, la temática será acerca de las familias. La familia es la base de la sociedad y familias sanas producen sociedades sanas. El Papa reconoce que las familias no son perfectas. Por cierto, le van a hablar familias que viven diferentes realidades. Una familia que se ha formado a partir de la nueva unión de un padre con otro matrimonio, la familia de una madre soltera, la familia con un hijo discapacitado.

ESTO TE PUEDE INTERESAR: EL PAPA FRANCISCO RECIBIRÁ LAS LLAVES DE LA CIUDAD DURANTE SU VISITA A LA CDMX

–¿Ya se eligieron las familias y las personas que se reunirán con el Papa?

Sí. Ellos le van a dirigir un mensaje al Papa. Al final de la misa, por ejemplo, en San Cristóbal de las Casas, dos indígenas le van a hablar al Papa. Lo mismo va a suceder en el encuentro con las familias, que le van a hablar a nombre de las demás familias. Al día siguiente, el Papa va a Morelia. Por la mañana preside una misa con sacerdotes, seminaristas y personas consagradas. El Papa sólo les hablará de su identidad y de su misión. Luego está previsto, por la tarde, el encuentro con la juventud mexicana. Se han elegido dos jóvenes que también le van a hablar al Papa.

–¿Cómo fueron los filtros para escoger a las personas que darán al Papa sus mensajes?

En el caso de Chiapas, intervino la propia Arquidiócesis, siguiendo las tradiciones indígenas que es escuchar a las comunidades para que se hagan las propuestas. Así se eligieron también a los ocho indígenas que van a comer con el Papa. Cada comisión episcopal tomó la decisión de cómo escoger a las personas. Yo en eso ya no intervine.

–¿Por qué el Papa escogió Morelia para visitar?

Porque el Papa, hace un tiempo que nos reunimos, percibió un ambiente de violencia muy fuerte en esa zona de Michoacán. Allá en Morelia esta la misa con consagrados, consagradas, seminaristas, diáconos y sacerdotes. Ahí sí los jóvenes le van a dirigir un mensaje al Papa y fueron elegidos por la Pastoral Juvenil. En el siguiente viaje, en Ciudad Juárez, los mismos presos eligieron a una mujer que le va a dirigir un mensaje al Papa. El mismo día se eligió el testimonio de una pareja de trabajadores y de un empresario. El proceso de selección también correspondió a la diócesis de Ciudad Juárez y a la comisión episcopal de pastoral social.

Finalmente está la misa en el frontera. Ahí no se tiene previstos mensajes porque es el último evento. Solamente una palabra de gratitud del obispo de Ciudad Juárez, por la misa. Por cierto, van a estar conectados con la misa del Papa, del otro lado del puente, en el Paso Texas, varias centenas de fieles que van a seguir la transmisión por pantallas. Está previsto que en algún momento el Papa se acerque al punto famoso y desde ahí salude a la gente que esté del otro lado, gente que no pudo cruzar o por falta de recursos o porque son indocumentados, y además, en el estadio Sun Bowl de El Paso, se ha convocado a 50 mil personas que a través de pantallas van a seguir la misa. Es una forma muy bonita de expresar, saber enfrentar con creatividad la realidad innegable, en un día, de la migración.

–¿Los mensajes que van a dar estas personas que fueron elegidas también recibieron el visto bueno de cada diócesis?

Ellos escribieron lo que quisieron, solamente se les pidió brevedad. El Papa trae este estilo de brevedad. El Papa es un hombre del siglo XXI, que entiende que los rollos ya no los aguanta nadie. Ahora, la nueva tecnología, la rapidez de la información hace que los mensajes deban ser breves y contundentes. Decir mucho en pocas palabras. El Papa tiene este estilo. Sus mensajes son muy breves, llenos de coloridos, con frases que impactan y el Papa por eso ha pedido que los mensajes que le den también sean breves, para que la gente les ponga atención, pero con total libertad de la gente que los escribió.

ESTO TE PUEDE INTERESAR: BOLETOS PARA VER AL PAPA TENDRÁN ‘CANDADOS’ DE SEGURIDAD

–¿Cómo va a ser la comida que recibirá el Papa durante su estancia en México?

Muy sencilla. Él ha pedido que sea comida casera. En Chiapas le van a dar arroz y pollo. Cuando estuve unos días en la residencia del Papa, en Santa Marta, pude ver que come muy austeramente. Yo reconozco que alguna vez me harté de lo que servían ahí y me fui a comer una pizza. Estaba a dieta en ese momento, pero ya no aguanté. Pero es el estilo que sigue el Papa: muy austero, muy normal. Por ejemplo, no toma vino, toma agua. En la Nunciatura tampoco tendrá un menú especial y tampoco va a comer muchas veces ahí, debido a su agenda. En algunos trayectos se prevé que coma en el avión. El Papa no ha pedido ningún platillo en especial.

–¿Cuáles son las características del papamóvil?

En octubre pasado, durante el primer encuentro con autoridades federales y del Estado Mayor Presidencial, se explicó que el Papa quería un vehículo sencillo y que la condición es “no blindado”. Esto preocupó mucho, como era lógico, al Estado mexicano, pero el Papa ha enviado ya un documento firmado donde él asume la responsabilidad total de esta decisión, deslindando a las autoridades mexicanas. El papamóvil será un vehículo sólo con unos cristales al frente para que la gente lo pueda ver, a los lados libre y no es blindado.

–¿Por qué hacer esa petición?

Él así lo quiere. No se lo he preguntado. El Estado mexicano explicó las razones (de por qué trasladarse en un vehículo blindado), solicitó que el Papa reconsiderara esta decisión, pero el Santo Padre reiteró que firmaría el documento donde se hace cargo de su decisión.

–¿Está garantizada la seguridad del Papa?

Sí. Hasta ahora no hay temores, tanto por toda la investigación de inteligencia que se hace previa aquí (en México) y de otros organismos internacionales. Y algo muy importante es saber que el esfuerzo que está haciendo el gobierno, el Estado Mayor Presidencial y la Iglesia va en dos líneas: garantizar la seguridad y bienestar del Papa y garantizar la seguridad y bienestar de toda la gente que formará las vallas o acudirá a las misas o eventos.

(Foto: Cuartoscuro)

Compartir
Artículo anteriorCDMX: ¿INICIO DEL FIN DEL MUNDO O DEL NUEVO ORDEN?
Artículo siguienteEres tú mi amigo imaginario
Inició su carrera periodística hace cinco años en El Universal. Ha colaborado en los suplementos Domingo y Confabulario. Se considera apasionado de la Ciudad de México, de su pasado y de las historias que la habitan, más aún si son mera fantasía.