¿Qué es la… equinoterapia?

La equinoterapia es una alternativa terapéutica en la que el movimiento de un caballo estimula los músculos y articulaciones de pacientes con alguna discapacidad o enfermedades como síndrome de down, autismo, parálisis cerebral, esclerosis múltiple y problemas psicomotores.

Mediante sesiones de 20 minutos, una vez por semana, la terapia busca mejorar la confianza, autoestima, la capacidad de atención, la comunicación gestual y oral, así como el equilibrio, la coordinación y el estado físico general de los pacientes.

ESTO TE PUEDE INTERESAR: EL DF CUENTA CON LOS MEJORES POLICÍAS, SEGÚN UN ESTUDIO DE CAUSA EN COMÚN

La equinoterapia consiste en varias técnicas que se dividen en ejercicios activos y pasivos dependiendo de que el paciente monte dirigiendo al caballo o que un terapeuta se siente detrás de él –conocido como monta gemela o back riding– para servir de apoyo durante los ejercicios neuromusculares.

IP4A3212-2

Además, existe la monta terapéutica, que consiste en la enseñanza de la equitación como deporte, en la que el paciente puede conducir su caballo por la pista sin ayuda del terapeuta.

La equinoterapia puede ser practicada a partir de los dos hasta los 50 años. En la Ciudad de México hay tres centros de equinoterapia, encabezados por la Secretaría de Seguridad Pública capitalina, en los que se atienden a cerca de 600 pacientes.

IP4A3217-3

¿A DÓNDE ACUDIR?

Desde hace catorce años, la Policía Montada ofrece terapias gratuitas en el centros ubicados en el Bordo de Xochiaca, Jalalpa e Iztapalapa, aunque ya se busca expandir a cada punto cardinal con el fin de abarcar todo el territorio, asegura el responsable del Programa de Equinoterapia, Álvaro Figueroa.

Los 38 terapeutas que brindan sus servicios voluntariamente están certificados por la Asociación Mexicana de Terapeutas, al tener por lo menos cinco años de practicar la equitación y manejar los caballos con tolerancia y sensibilidad. Los 60 caballos con los que se cuentan son seleccionados por su temperamento y nobleza para recibir de ocho a diez meses de entrenamiento.

A pesar de que los pacientes no trabajan ni con el mismo caballo ni el mismo instructor, se lleva un seguimiento de la terapia que recibió y la efectividad que presenta. Los 100 metros cuadrados que mide aproximadamente la pista permiten a los pacientes realizar ejercicios de relajación, de calentamiento, así como aeróbicos con aros y pelotas.

IP4A3360-21

IP4A3349-18

La mayoría de los pacientes de estos centros son niños con síndrome de down y autismo, por lo que se usan mantillas en lugar de sillas de montar para que el paciente tenga contacto directo con el animal y así el pelo, la temperatura y el ritmo cardiaco del caballo contribuyan a su relajación.

IP4A3307-14

“Este tipo de terapias son muy caras, entre 500 y mil pesos por sesión, por lo que no toda la gente puede acceder a ellas de forma particular. Con ellas cambias tu visión de ser policía, ayudar a las personas y hacerlo con gusto, con el corazón”, dice Humberto, uno de los terapeutas del centro de Iztapalapa.

IP4A3436-31

“A ella le ha ayudado muchísimo (la terapia). La traigo y se va bien tranquila, se relaja mucho. Aquí son los ejercicios lo que cuentan: los hace más independientes y les da una mejor calidad de vida”, dice la mamá de Marisol, una paciente con síndrome de down, que lleva siete años recibiendo equinoterapias.

IP4A3231-5

“Solamente conocemos estos centros si tenemos un problema del tipo. Vine sin saber exactamente qué era la terapia, mi hijo tenía el lado izquierdo totalmente paralizado. A las tres semanas de que estuvo aquí empezó a gatear, a tener más control del cuello y del tronco”, asegura la madre de David, un pequeño que tiene un año siete meses en estas terapias.

REQUISITOS PARA RECIBIR EQUINOTERAPIA

Para recibir la terapia, los centros piden un diagnóstico actualizado, firmado por un especialista, además de un examen médico general para comprobar que el paciente no tenga una cardiopatía, problemas de columna o del sistema ósea y se encuentra apto para recibir la terapia.

IP4A3311-15

Es recomendable que se presenten dos familiares o tutores con su acta de nacimiento, CURP e identificación oficial propias y del paciente, así como la cartilla de vacunación en caso de tratarse de menores de edad.

La presencia del padre, familiar o tutor es requerida con el objetivo de que se dé una integración durante la terapia, debido a que no hay un límite de tiempo para recibirla: hasta que el paciente ya no presente mejorías y los familiares decidan que ya no se le otorgue, la terapia se suspenderá.

IP4A3392-24

El Centro de Jalalpa cuenta con 150 lugares disponibles; el del Bordo de Xochiaca, con 100, mientras que el de Iztapalapa tiene 60 espacios y se espera que para los primeros meses del próximo año se restauren las instalaciones para poder brindar terapias durante las tardes.

Los centros están abiertos al público en un horario de 8:00 a 13:30 horas de lunes a viernes y de 8:00 a 11:30 horas los sábados. Para mayores informes comunícate al 5242-5100.

(Fotos: Lulú Urdapilleta)

Compartir
Artículo anteriorManejo de residuos sólidos… ¡Reduce, separa y recicla!
Artículo siguienteDetrás de todo gran hombre
Egresada de la carrera de Comunicación y Periodismo, de la FES Aragón (UNAM). Leo, escribo, visito museos, eventos de teatro, música y literatura. Eco-friendly. Vivo en una constante relación amor-odio con la Ciudad de México.