‘Burgers’ criminales con sabor casero

Hay algo extraño en la idea de estar sentado comiendo una hamburguesa mientras te rodean efigies de famosos criminales y asesinos seriales. En el México de hoy, me saca de onda y me pone nervioso. Aun así, acabé comiendo una “Charles Manson” en el burger joint Las Criminales (Calz. de Las Aguilas #1038 / @las criminales). Desde la “Chapo Guzmán” y la “Al Capone”, hasta la “Ted Bundy” y la “John Wayne Gacy”, muchas especialidades que, por lo menos en el papel, se veían muy apetitosas. La idea es que todas cuestan igual, salvo que la quieras doble. 170 grs. de carne normalmente, que se ven crecidos a una monumental hamburguesa de 330 grs. cuando se dobla.

Soy profesional, tenía que pedir una doble. Pedí la Manson, porque era la más sencilla: queso Manchego, tocino, cebolla sazonada (yo, como siempre, la pedí sin) y salsa BBQ. Nada mal. No sonaba nada mal. Después de un largo rato (tardó más de lo normal aunque éramos – mi escudera y yo – los únicos comensales presentes) llegó. Se veía mejor de lo que sonaba en papel. Pattie gordo y de conformación más cercana a lo redondo. Muy grande la doble. Hasta dudé cómo lograría comerla. Primera mordida y hay sabor. Por lo menos. Manos a la obra y poco a poco fué cediendo.

Conforme avanzaba me di cuenta de varias cosas. La carne, aunque con sabor, estaba un poco seca. Un poco entrados en materia y sentía que había algo en el sabor que me recordaba algo más. Llegó un punto en el que me dí cuenta: tenía cilantro mezclado dentro del pattie. Inmediatamente entendí a lo que me remitía: las hamburguesas en mi casa. Ahí cobró sentido todo: eran unas buenas hamburguesas caseras. Les faltaba mucha grasa, les sobraba el cilantro y la carne, por si sola, necesitaba más sabor. El pan me hizo dudar también. Estaba bien, pero un poco seco. Hasta este momento (porque no pude preguntar en el momento) no logro discernir si era pan del Costco o si es de factura especial para el local. No estaba mal, pero podría estar mejor. En general la burger era competente.

A mi en lo personal el sabor casero no me atrae: si quisiera hamburguesas caseras preferiría quedarme en casa a hacerlas. Siento que lo que hace que un burger joint se distinga es el enorme brinco que hay de un sabor casero a uno profesional. Aquí, a las Criminales, les falta ese no-se-qué que hace que ya no sepan caseras. No estan mal, pero podrían estar mucho mejor.

Puede ser que no esté de acuerdo conmigo. Para eso, sus comentarios o sugerencias, siempre son bienvenidos en en el blog y en el Facebook.

Compartir
Artículo anteriorUn bar para bebedores de grandes ligas
Artículo siguienteNo Circula
Chihuahuense de nacimiento, radica, desde el siglo pasado en Coyoacán. Licenciado en Comunicación por la Universidad Iberoamericana. Tiene 3 carreras paralelas, concomitantes a veces, separadas generalmente. Por un lado existe Marcelo Lara, director artístico en Warner Music y músico: guitarrista de Moderatto, y también Marcello Lara, catador de hamburguesas: Burgerman.