Chilango nostálgico: la nueva imagen de las golosinas de antaño

El cambio radical de las golosinas de nuestra infancia.

Así como nosotros, las golosinas que amábamos en la infancia han cambiado de imagen con el tiempo.

Por ahí dicen que los años no pasan en balde, y tienen razón. Con el paso del tiempo, las cosas cambian enormemente: algunas vienen, otras se van y muchas más simplemente deciden renovarse y estrenar look.

Por ello, hoy toca el turno no sólo de recordar las golosinas de nuestra infancia, sino ver cómo ha cambiado su imagen.

Raspatitos

Hace unos días, Internet explotó ante la esperada noticia: ¡los raspatitos volvieron! Y lo hicieron con todo y nueva imagen. El patito de su logo abandonó su tierno aspecto y adoptó uno más rudo y cool, incluso decidió que era buen momento para comenzar a usar más ropa. Pero eso sí, el empaque no dejó su característica forma triangular.

Papitas en bolsa

Las papitas siempre formaron parte de lo que en aquel entonces era nuestra “rigurosa” dieta infantil, en especial porque sólo costaban $1.50 (¡ay, aquellos tiempos de opulencia!). Uno de los cambios más drásticos fue el de Sabritas. ¿Te acuerdas cuando el empaque era transpartente y con una carita sonriente? Con el paso del tiempo, el nombre abarcó todo el empaque y la carita pasó a ser diminuta.

Duvalin

Duvalín también cambió muchísimo con el tiempo. En sus inicios tenía una imagen de un niño disfrutando de un duvalín. Actualmente, la imagen de estas golosinas quedó más caricaturizada y en otro intento por lucir más cool.

 Melvin

Los personajes de estos cereales sufrieron una metamorfósis gigante, en especial Melvin, el elefante de Chocokrispis. Al inicio era un elefante como cualquier otro, después su imagen adoptó ciertas profesiones como de astronauta o espía y se dedicaba a enfrentar dificilísimas misiones. Pero hace algunos meses se metió al gimnasio y luce muchísimo más estilizado…y delgado.

Gansitos

En sus inicios, el gansito era, literalmente, un gansito, pero con el paso de los años fue adoptando poco a poco formas humanas. De hecho, en los 90 hasta traía ropa. Sin embargo, en la actualidad volvió a ser un ganso (aunque parece más un patito), sólo que más real y esponjosito.

ESTO TE PUEDE INTERESAR: CHILANGO NOSTÁLGICO: NUESTROS PRIMEROS LIBROS

Chipileta

No, las chipiletas todavía no desparecen, sólo cambiaron de imagen. Estas golosinas eran de nuestros favoritos, en especial por su chilito agridulce. Aunque muchos las dieron por muertas, están más vivas que nunca.

Bubbaloo

Originalmente, el famoso chicle de relleno líquido no tenía mascota, pero en los primeros años del 2000 se integró el rebelde gato negro que sale en tooodos los comerciales. ¡Y llegó para quedarse!

Paleta manita

¿El horóscopo qué? Lo cool cuando éramos niños era comprar una paleta manita para descubrir nuestro porvenir, aunque fuera bueno o malo, igual devorábamos la paleta.

El caramelo sigue siendo idéntico, lo que cambió un poco fue la imagen de nuestra adivina de confianza.

Pancho Pantera

El buen Pancho Pantera continúa siendo el niño bueno y bien peinadito que todos recordamos, sólo que un poco más intrépido y menos musculoso.

Paleta payaso

La paleta payaso dio un cambiazo enooorme, aunque el payasito se conservó. Incluso hace unas semanas se modernizaron aún más y sacaron paletas de emojis (y no, no se parecen a los de la envoltura).

(Fotos: cortesía)

Compartir
Artículo anteriorNoche de teatro en Lecumberri
Egresada de FES Aragón (UNAM) me encuentro en constante cambio y aprendizaje. Curiosa de todo lo que acontece a mi alrededor y fiel a la idea que todos tenemos una historia que contar.