Cine en casa: I’m still here

En 2008, Joaquin Phoenix anunció que se retiraría de la actuación para convertirse en un hiphopero profesional. A este anuncio le siguió una serie de apariciones muy desafortunadas en antros y en programas de televisión donde se podía ver a un Joaquín barbón, sucio, borracho e imprudente. Desde ese momento, y durante todo un año, su cuñado, el director Casey Affleck, lo siguió a todos lados con una cámara para grabar sus desvaríos y crear el documental I’m still here.

Uso de drogas, desnudos, alcoholismo y violencia quedan registrados en esta cinta que, poco tiempo después de haber sido estrenada, se confesó había sido toda una farsa. O sea que durante un año Phoenix fingió estar dañado para interpretar “el papel de su vida”, declaración que a muchos no dejó convencidos de que el documental fue una estrategia para salvar el prestigio del actor. Somételo a tu juicio.

Puedes verlo en Netflix.

Compartir
Artículo anteriorPuntos cardinales: Taquerías
Artículo siguienteGota gorda: Productos milagro
Nació en Xalapa, Veracruz en 1988; es antropóloga, reportera y editora. Ha publicado en diversos medios nacionales y actualmente escribe en Máspormás sobre cine, libros y cultura.