Cosas horribles del karaoke

Qué bonito es ir con tus amigotes a destrozar canciones berreándolas en el escenario. Lo malo es que estas cosas siempre pasan y atentan contra la diversión

El maestro de ceremonias

Este personaje, además de presentar con voz insoportable a los que suben al escenario, alterna entre ellos. ¡Vinimos a cantar, no a escuchar a este menso que se cree Alejandro Fernández!

maestro de ceremonias

El que no se la sabe

El godínez de la mesa de junto que, de un catálogo de rolas que parece directorio telefónico, escoge una que parece que jamás había escuchado, entonces nomás balbucea ante el micrófono.

no se la sabe

La multitud

A algunos “les da pena” estar solitos en el escenario, entonces suben con 20 personas, como si fuera coro de iglesia, nomás que todos gritan y no se entiende nada de lo que cantan.

multitud

El “chistosito”

Este es el típico ingeniosito que le cambia la letra al tema que está interpretando, y entonces dice: “Hacer el amor con ocho” o “Qué bellos son tus senos de hombre”.

chistosito

Las de Bon Jovi

A menos que seas Bon Jovi, no te van a salir las canciones de Bon Jovi. Ni las de Juanga. Hay que ser humildes y escoger rolas más adecuadas para nuestras voces.

bon jovi

La desigualdad

Los karaokes no son una democracia ni un sistema igualitario. El que es amiguis del DJ o el que le dio una lana pasa más veces a cantar, aunque lo haga horrible. No se vale.

desigualdad

La hora del baile

Por ahí de las 2 AM, cuando ya mero van a cerrar, suspenden la cantada y ponen música “para bailar”. ¿Pooooor? Para eso vamos a un antro convencional, ¡y todavía no han puesto mi rola de Luismi!

hora del baile

El borracho

Siempre hay un borracho (o varios) que aman el escenario y se suben contigo aunque ni los conozcas. Te arrebatan el micrófono y quieren compartir tus cuatro minutos de fama.borracho

Compartir
Artículo anteriorManifestaciones y lluvias, este viernes en el DF
Artículo siguiente#Enlamentede Gloria Contreras
Estudió Comunicación en la UNAM, pero en realidad aprendió a escribir en los chat rooms noventeros y luego en los blogs. Es tan fan de la Ciudad de México que tiene el mapa del Metro tatuado en el brazo.