Descanse en gifs

Hace como 10 años quería escribir un cuento acerca de un joven que entra de becario a un periódico. La primera chamba que le asignan es escribir semblanzas y notas fúnebres acerca de gente que sigue viva para tenerlas archivadas en caso de que ocurra el inesperado deceso. Le asignan a Fidel Castro, a García Márquez y a Chabelo. El relato, que permanece sin escribir, se intitularía Delito de cuervos.

El Gabo se le adelantó a mi cuento y el actual mundo digital hace ver a mi trama muy cándida.

Hacemos brillar la pantalla del teléfono a la espera de que alguna figura pública haya muerto mientras nos bañamos. Aguardamos como cuervos, listos para el festín del cadáver. Hay de dos: el pitorreo desmedido o el encumbramiento, también sin mesura.

Murió Robin Williams y la gente compartía citas de sus personajes como si hubiera sido el comediante quien dijo tales cosas y no un grupo de guionistas.

Murió Jacobo y resultó que todos le teníamos rencor y desprecio “por su pasado televiso, wei”. Con Chespirito fuimos incluso apologéticos. No ha muerto Chabelo y eso nos resulta bastante simpático.

Murió David Bowie. Veo un montaje sumamente mal hecho del rostro de El Chapo Guzmán (recién recapturado) con la cara pintarrajeada con el rayo azul y rojo característico de la portada del Aladdin Sane. Veo un montaje aun más chafa: fotos de David Bowie entre nubes, Jenny Rivera, Joan Sebastian y otros difuntos locales. “Por fin entre los grandes…”.

Son sólo ejemplos. No generalizo. De hecho, noto que en el caso de Bowie estamos siendo bastante sensatos y afligidos. ¿Será porque Bowie era un genio de la música moderna o porque la noticia nos sorprendió lagañosos en lunes por la mañana? En fin, si no tenemos cuidado, al bobo mito promovido por Bretón de que a los mexicanos nos da risa la muerte habrá que sumar el de que a los mexicanos nos vuelve estúpidos la muerte.

Compartir
Artículo anteriorBatman SOS
Artículo siguienteUn thriller a la española
Defeño, del Barrio Bravo de Tepito. Autor de los libros de cuentos "Niños tristes" (Premio Maria Luisa Puga 2010), "Perros sin nombre" (Premio Bellas Artes de Cuento San Luis Potosí 2012) y "¡Canta, herida!" (Premio Nacional de Cuento Agustín Yáñez 2015). Además de las novelas "Balas en los ojos", "El siglo de las mujeres" y "Hipsterboy".