Marabunta: el cambio es posible

LA ORGANIZACIÓN MARABUNTA, JUNTO CON SU FUNDADOR, HA LOGRADO ALEJAR A 5 MIL JÓVENES DE LA VIOLENCIA Y LAS DROGAS

Miguel Barrera Rocha saltó a la fama hace unos años, cuando su proyecto para rescatar a niños y jóvenes de las drogas participó en el reality show Iniciativa México. Era el año 2010, cuando Miguel Barrera presentó su proyecto Marabunta en aquel programa, una propuesta de medios de comunicación con el objetivo de transformar entornos sociales en el país.

La propuesta de Miguel era clara: combatir la delincuencia y ofrecer a los jóvenes de la colonia Gabriel Hernández, en la Gustavo A.Madero, oportunidades de desarrollo por medio de la cultura y el deporte. La propuesta ciudadana alcanzó proyección nacional al ganar el cuarto lugar en aquella convocatoria.

Veinticinco años antes del reality, Miguel fue líder de una pandilla, pero al ver morir a la mayoría de sus cuates, decidió trabajar para que otros no siguieran el camino que tanto le quitó. Doce eran los integrantes de la tropa de Miguel, con ellos robaba para poder comprar droga; hubo muchos enfrentamientos con otras bandas, que tuvo como consecuencia la muerte de nueve de sus amigos. “De los otros dos, tampoco se pudo rescatar mucho, ya que uno se encuentra en la cárcel y el otro es indigente”, dice. Al ver ese cuadro poco alentador, la decisión de rescatar a jóvenes estaba tomada. Inició así el proyecto para alejarlos de las drogas y la violencia típica de un barrio como el de la Gabriel Hernández. Junto con su organización llamada Marabunta, recuperó un espacio al cual llamó La Roca, que está ubicado entre las calles Cabo Gris y Cabo Faro, en esa misma colonia.

13700207_536071379912216_7220955721815519228_n

El fundador de Marabunta cree firmemente que la prevención es el antídoto ante todos los problemas sociales que vive actualmente el país, por ello, decidió impartir talleres en este espacio recuperado. “La sociedad ha marginado a esos jóvenes que lo único que buscan es ayuda y espacios como éste para poder expresar su sentir”, comenta. Alrededor de 58 voluntarios imparten los talleres en el Centro Comunitario La Roca; aquí se puede aprender serigrafía, lectura, expresión corporal, y campismo, al que le ponen muchas ganas con los cursos de verano. Ya son casi 5 mil jóvenes los que se han podido beneficiar con estos talleres, mismos que ven en Miguel una inspiración para salir adelante. Por su parte, Miguel reafirma que más allá de modificar el entorno del barrio, el gane está en que “los chavos tengan un sentido más crítico ante la violencia que se vive actualmente en el país”.

Pero no todo son cursos, la organización acude a marchas en la ciudad para auxiliar médicamente a quienes en caso de enfrentamiento o percance estén lesionados. Desde hace aproximadamente ocho años, trabajan a favor de la manifestación libre y pacífica.