Abierto las 24 horas

¿Te imaginas una ciudad en la que el transporte, los comercios y los espacios de convivencia nunca descansen?

Es la una de la mañana del domingo 4 de octubre y un grupo de jóvenes camina por la calle de Madero, en el Centro Histórico. A pesar de que hay luz, policías y bancas, todos los negocios están cerrados, nada invita a quedarse ahí. En la semipeatonal calle 16 de Septiembre y en avenida Juárez sucede lo mismo: todo está sellado. Como si la ciudad muriera al caer la noche; pero el Distrito Federal es un corazón incesante, un organismo que no duerme cuando casi todos lo hacen.

Fotos: Alfredo Boc
Fotos: Alfredo Boc

En la práctica, la ciudad está activa durante las 24 horas del día, aunque no hay políticas públicas que lo fomenten. El buen noctámbulo sabe dónde hallar pozole, enchiladas, café, chocolate, flores, medicinas y mariachis a media madrugada, mas hace falta garantizar espacios seguros para la convivencia de quienes, por trabajo o diversión, viven de madrugada. Por el momento ya hay transporte público en 11 avenidas de la ciudad, a través del servicio Nochebús, y los negocios que no venden alcohol pueden quedarse abiertos toda la noche, pero no todos lo aprovechan y los que lo hacen suelen ser informales.
Para el urbanista Salvador Herrera, de la consultora Urbanística, una política de “ciudades 24 horas” no implica necesariamente tener grandes corredores comerciales, sino habilitar puntos estratégicos en los barrios con mobiliario e iluminación, para que la gente tenga dónde reunirse, y facilitar los trámites para que los locales de comida callejeros frecuentados de noche operen en la legalidad. Tener espacios con gente en la madrugada es una de las mejores maneras de dar seguridad a las calles, afirma Herrera. “Son muchos ojos viendo lo que pasa”.

Fotos: Alfredo Boc
Fotos: Alfredo Boc

Para Andreina Seijas, investigadora del Banco Interamericano de Desarrollo (BID), tener ciudades activas 24 horas genera además empleos, revitaliza áreas urbanas en desuso, aumenta la seguridad ciudadana, fomenta el turismo, genera un mayor sentido de pertenencia del espacio entre ciudadanos y es una buena fuente de ingresos para el Estado y las empresas.
Para ello, explica Seijas, además de transporte, iluminación y seguridad, el gobierno debe otorgar permisos para el uso de espacios públicos en la noche, ampliar horarios para la venta y consumo de alcohol y garantizar un buen manejo del ruido emitido. Tener calles 24 horas también es una recomendación de organizaciones expertas -como la red Embarq- para mejorar la calidad de vida de los ciudadanos.

Fotos: Cuartoscuro
Fotos: Cuartoscuro

Mientras que para la arquitecta Meg Walker, especialista de la organización civil Project for Public Spaces (PPS) de Nueva York, en metrópolis tan grandes como México es importante tener a dónde ir a comprar alimentos en la madrugada, no sólo por diversión, sino para quienes salen de trabajar o de un hospital.
“Las ciudades deben promover esta vida nocturna”, dice. Pero los espacios donde se den esas actividades de noche deben consensuarse con la comunidad.

LA NOCHE, RUIDOSA E INSEGURA
Para dar los primeros pasos hacia la formación de ciudades 24 horas, dice Andreina Seijas, “no hace falta esperar a cumplir con todas estas condiciones”, pero se deben reducir los aspectos negativos, el ruido y la inseguridad.
En lo que va de 2015, la Procuraduría Ambiental y del Ordenamiento Territorial (PAOT) ha recibido 699 denuncias por ruido, de las que 237 (34%) son por actividades nocturnas. En tanto que la ampliación del número de trabajadores nocturnos precisaría un aumento y un reacomodo de los efectivos de seguridad encargados de velar las zonas transitadas, así como el reajuste de los salarios de los empleados de comercios que acepten laborar durante la madrugada.

Fotos: Alfredo Boc
Fotos: Alfredo Boc

Según la Encuesta Nacional de Seguridad Urbana 2015 del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI), 49% de la población de las ciudades encuestadas, incluido el Distrito Federal, dejó de caminar cerca de su casa después de las ocho de la noche por la percepción de inseguridad que reina en el país.
Ante eso, Felipe Carreón, director de los Servicios Turísticos de la capital, opinó que faltaba difundir las acciones de vigilancia nocturna existentes y formar una alianza entre teatros, restaurantes y taxis, que a la fecha no existe, para activar formalmente a la ciudad de madrugada.
Por su parte, Salomón Chertorivski, secretario de Desarrollo Económico, comentó que la ciudad puede tener potencial para activarse en las madrugadas, pero advierte que antes habrá que hacer los estudios pertinentes sobre las implicaciones económicas que representa.

LA CIUDAD DE NOCHE, SEGÚN ANDREINA SEIJAS:

LOS REQUISITOS PARA PODER VIVIR DE NOCHE:
Andreina Seijas, experta del BID, explica que el objetivo de la ciudad nocturna no es estar en funcionamiento las 24 horas, sino ampliar su oferta de actividades—tanto públicas como privadas—para aprovechar la noche como un espacio de encuentro y de crecimiento. “Pocas ciudades disponen de la tecnología y los recursos para poder operar durante toda la noche, como es el caso de Londres o Nueva York, donde no resulta extraño encontrar un gimnasio, una librería o una peluquería que funcione 24 horas”.

ALGUNAS DE LAS CIUDADES QUE YA VIVEN DE NOCHE SON:

Londres, Reino Unido, cuyo Metro es de 24 horas desde este año. Existe incluso un “sello de calidad” de la gestión nocturna: el Purple Flag (La Bandera Violeta), una certificación que reciben aquellas ciudades que cumplen con una serie de indicadores que las convierten en una referencia de vida nocturna para otras urbes.
En Asunción, Paraguay, se creó la Asociación para la Movida del Centro Histórico de Asunción (AMCHA), un grupo de empresarios y comerciantes que se aliaron con la ciudad para organizar actividades culturales y recreativas de noche.
En Curitiba, Brasil, una de las principales calles de la ciudad es peatonal y durante la noche mantiene abiertos sus restaurantes 24 horas, dirigidos a turistas. Un enorme reloj da la bienvenida al paseante.

Fotos: Alfredo Boc
Fotos: Alfredo Boc

CIFRAS:

  • 30 mil usuarios emplean cada noche las 11 rutas del Nochebús.
  • 5 mil 189 negocios pueden abrir toda la noche en la CDMX.
  • 252 brigadas de limpieza nocturna operan en toda la ciudad.
  • 720 toneladas de basura se recogen a diario en la noche.
Compartir
Artículo anteriorDel flujo continuo…
Artículo siguiente¿El Rey ha muerto?
Rafael Montes es reportero de la ciudad desde hace siete años. Apasionado de la movilidad, el urbanismo y el medio ambiente. Ciclista y peatón cotidiano, no tiene auto y sólo de ser muy necesario deja la bici para subirse al Metro o al coche de su novia.