El boom de Santa María

La colonia Santa María la Ribera ha comenzado a gentrificarse
La colonia Santa María la Ribera ha comenzado a gentrificarse

La recuperación de espacios públicos y la construcción de nuevas viviendas propiciaron un cambio en la colonia, pese a la inseguridad.

ARTE: ANDREE ÁVALOS

Costales de cocoa y azúcar, maquinaria, computadoras y teléfonos desparramados en la calle. Trabajadores y cargadores enfrentados. Un desalojo violento por endeudamiento de renta. Así, la mañana del 10 de septiembre de 2004, terminaron 130 años de existencia de la chocolatería La Cubana en la calle de Cedros, en Santa María la Ribera.

Doce años después, la antigua Chocolatería se transformó, con la restauración de la empresa constructora Marhnos, en un complejo habitacional con departamentos de 47 a 84 metros cuadrados, en los que se respetaron elementos originales, como la fachada, y se integraron al desarrollo de departamentos, áreas abiertas y jardines.

Desarrolladoras inmobiliarias y negocios han puesto la mira en Santa María la Ribera. Según estadísticas  del portal inmobiliario Propiedades.com, hace dos años la oferta de departamentos en venta eran de nueva edificación con un costo promedio de 1.1 millones de pesos. Por su parte, Bienes Raíces Lamudi advertía ese mismo año sobre las grandes posibilidades de la colonia para aumentar su demanda de espacios de vivienda.

“Santa María posee una ubicación privilegiada —explica Juan Carlos Castro, director ejecutivo de la plataforma para desarrollos inmobiliarios Briq—. Esa es una cualidad que buscan los jóvenes que ingresan al mercado laboral y las familias que establecen un hogar”.

Para Juan Carlos Castro, la cercanía de Santa María con las oficinas y grupos corporativos en Paseo de la Reforma, así como la llegada de compradores con más poder adquisitivo pueden propiciar una gentrificación de la zona.

“La gente busca más que la cercanía a un gimnasio, y Santa María lo tiene todo: cercanía con Reforma, edificios históricos y oferta cultural”, dice. 

Aunado a esto, destaca el precio del metro cuadrado. Mientras en la colonia Condesa el metro cuadrado alcanza los 80 mil pesos y en la Roma, los 44 mil, en Santa María el valor Inmobiliario llega a 21 mil pesos. Hace siete años, el precio del metro cuadrado en esta colonia era 15 mil pesos.

Aún sin gentrificar

Fundada en la segunda mitad del siglo XIX, la colonia Santa María la Ribera albergó en sus inicios a la clase media y media alta de la Ciudad de México. Pero según el estudio “Habitar en el Centro, prácticas espaciales en Santa María la Ribera”, del geógrafo urbano Yann Marcadet, las familias con alto nivel socioeconómico comenzaron a migrar a otras zonas de la ciudad a partir de 1920, por lo que la zona comenzó un “lento proceso de pauperización hasta el año 2000”.

En diciembre de ese año, el entonces jefe de Gobierno, Andrés Manuel López Obrador, instauró el Bando 2, que limitaba el crecimiento de viviendas en el sur y oriente de la ciudad, en virtud de repoblar el Centro.  Esta política de redensificación, aunada a la recuperación de espacios como la Alameda y el quiosco Morisco, y el crecimiento de la oferta inmobiliaria facilitarán la llegada de poblaciones con más poder adquisitivo.

“Todas las ciudades se expanden y contraen en diversas épocas —dice Juan Carlos Castro—. Vivir lejos del Centro se volvió inviable, porque los empleos, los servicios y el transporte se concentran ahí. Lo lógico es que las nuevas generaciones regresen a colonias como Santa María”.

Sin embargo, la llegada de nuevos inquilinos no necesariamente significa el desplazamiento de los antiguos habitantes del barrio. Para Ada Irma Cruz Davalillo, directora de la Cámara de Comercio, Servicios y Turismo en Pequeño (Canacope) de la Ciudad de México, se necesita más que vivienda para que Santa María alcance una gentrificación similar a la de las colonias Roma y Condesa. “Es necesario que el crecimiento sea de manera integral con la economía de la zona”.

En este sentido, si bien la colonia ha experimentado en los últimos dos años el crecimiento de negocios, este aumento se limita a la oferta de salones de belleza, que pasó de 35 a 100, mientras que la oferta de vida nocturna, que se vislumbra en zonas gentrificadas, se mantiene igual en la Santa María con dos centros nocturnos y 11 bares.

“Aunque hay jóvenes interesados en reactivar la zona, aún no hay el impulso económico que cambie por completo la zona”, concluye Cruz Davalillo.

La inseguridad

Uno de los grandes problemas de la colonia es la Inseguridad. En junio de este año, el delegado por la Cuauhtémoc, Ricardo Monreal, reconoció que en la demarcación operan al menos cinco cárteles dedicados a la extorsión, lavado de dinero, trata de personas, homicidio y secuestro; siendo el robo de autos el que más incidencia tiene en la colonia Santa María. 

Por ello, tanto la directora del Canacope, como el director ejecutivo de Briq coinciden en que esto puede afectar la calidad de vida y la creación de nuevas ofertas culturales y de entretenimiento que revitalicen la zona.

En cifras:

  • 40% aumentó el precio por metro cuadrado en Santa María la Ribera en seis años.
  • 155 años de antigüedad tiene Santa María la Ribera, fundada en 1861 a partir de  una hacienda.
  • 1920 fue el año en que la gente dejó de habitarla y a partir de  2000 se volvió a redensificar.