Emprender en la CDMX

Iniciar una empresa a partir de una idea tiene pocas probabilidades de éxito en la ciudad, pero hay jóvenes que se arriesgan.

El proyecto de Robotecnia es asesorado por expertos para cumplir metas. FOTO: ALFREDO BOC/MXM
El proyecto de Robotecnia es asesorado por expertos para cumplir metas. FOTO: ALFREDO BOC/MXM

Un joven observa las anotaciones que hizo sobre una pared blanca que usa como pizarrón, segundos después borra todo y vuelve a empezar. A su lado un par de muchachos acomoda papeles sobre una mesa para darle forma a su lluvia de ideas. Están intentando que éstas cobren vida.

El emprendimiento, según una investigación de la asociación civil Instituto del Fracaso, “va más allá de salir a la calle y conseguir trabajo; se trata de buscar independencia, de autorrealizarse, de innovar… Es necesario para la sociedad, fomenta el crecimiento y el desarrollo”.

Un pensamiento optimista en una ciudad donde 70% de los proyectos —reconoce el secretario de Desarrollo Económico, Salomón Chertorivski— fracasa dos años después de iniciar operaciones. “No todo negocio que abre sobrevive”, dice.

Según el estudio Doing Business in Mexico 2014, del Banco Mundial, el Distrito Federal es la peor entidad del país para hacer negocios, en contraste con Colima, que ocupa el primer puesto.

Pese a todo, hay quienes van en busca de aterrizar sus ideas dentro del 30% de los negocios nuevos que tiene éxito.

Eduardo Valenzuela, un ingeniero industrial de 27 años, imaginó que era posible que los niños construyeran robots sin aprender ingeniería primero, e ideó un proyecto para crear la escuela Robotecnia.

Un día antes de dar su primer curso tenían sólo a un niño inscrito.

“Tuvimos que salir con un megáfono e invitar a los transeúntes a conocer lo que hacíamos; juntamos a 19 pequeños más”, dice Eduardo. Cinco años después atienden a casi una centena. El truco, dice, es no tener miedo a perderlo todo.

Leonel Méndez y Guillermo Romero, ingenieros de 23 y 24 años, respectivamente, están por lanzar su primera aplicación móvil: Plety. Una plataforma que busca agilizar el proceso de adopción de mascotas, poniendo en contacto a quien quiere adoptar y quien quiere dar en adopción. El financiamiento del proyecto correrá en su totalidad por cuenta de los dos creadores.

Las ideas —explica Guillermo— nacen de necesidades que nosotros mismos tenemos o que registramos en nuestros círculos cercanos, a partir de ahí se decide si algo puede tener éxito, entonces es momento de estudiar si la idea es funcional.

“El principal error es pensar que necesitas dinero desde el principio. Lo padre de este mundo es que necesitas un equipo de personas que tengan objetivos en común y una computadora para crear grandes cosas, pero si quieres hacerlo más grande sí requieres buscar inversión”, considera.

Alejandro Reveles, coordinador de proyectos de Fondeadora —plataforma que apoya proyectos para obtener fondos—, explica que los jóvenes no siempre obtienen dinero para concretar sus proyectos.

“Hay muchos sueños, pero es difícil acceder a un fondo en gobierno o de diferentes instituciones”, dice.

Bajo esa premisa, existen varias plataformas de economía colaborativa, dejando atrás las fuentes de financiamiento tradicionales como los créditos bancarios.

Mauricio Ramírez creó un plan para que las personas bajaran de peso pagándoles por cada kilo que perdieran. Para comenzar necesitaba 42 mil pesos.

El proyecto nunca arrancó —dice Mauricio— porque no tuvo el tiempo para promocionar su idea y que la gente invirtiera en él. Al final sólo juntó cinco mil pesos.

Mauricio es del 53% de los emprendedores que ingresan a Fondeadora que no logran su meta; Reveles lo atribuye a la falta de compromiso.

Estadísticas de la iniciativa Fuck Up Nights —una asociación que apoya la creación de nuevos negocios— señalan que 40% fracasa por falta de recursos, 34% por fallas en materia administrativa, y 27%, por una mala mercadotecnia.

Pero el riesgo es también parte de emprender. Antonio Salazar, del centro de emprendimiento Méshico, explica que emprender se trata de tener otra perspectiva de las cosas. “No se trata de inventar el hilo negro, se trata de solucionar”, dice.

PREPARANDO EL TERRENO

A finales de este año, de acuerdo con el secretario de Desarrollo Económico del DF, Salomón Chertorivski, se abrirá una oficina virtual de información económica, en donde cualquier persona que quiera poner un nuevo negocio podrá ver, en un mapa, cuántos negocios similares hay en la ciudad y en dónde no los hay; además se dispondrá de información estadística sobre el pago de empleados en ese ramo y los precios de renta para los locales.

EL GDF TAMBIÉN LE ENTRA

El gobierno de la ciudad actualmente cuenta con una plataforma de apoyo de nuevos proyectos para estudiantes y profesores universitarios.

  • Este año la Sedeco inició junto con el Arrowhead Center, de la Universidad Estatal de Nuevo México, e instituciones de educación superior públicas de la ciudad, un programa para emprendedores.
  • Atrévete a emprender CDMX busca contribuir con el aprendizaje de la cultura del emprendimiento dentro de la comunidad universitaria. Buscan crear alternativas de negocio por medio de talleres y actividades que abran la oportunidad de desarrollar las ideas de los jóvenes de la capital.
  • Entre los apoyos están la asistencia técnica específica a tu proyecto, viajes de negocios y consultorías. El eslogan del programa es “Nadie nace emprendedor, se forma”.

DATOS QUE TE INTERESAN

* 452 mil 940 comercios hay en la Ciudad de México.

*75% de los negocios en México cierra después de dos años de apertura.

*70% de los negocios dedicados al servicio tiende al fracaso.

*21%de los negocios con rama en alimentos fracasa.

Compartir
Artículo anteriorEl “Sub” y su fuga
Artículo siguientePara que brilles en la escuela
Escucha conversaciones ajenas. Le gustan los datos y las solicitudes de información. Ama contar historias y los tacos al pastor. Tuitea de vez en cuando: @alecrail.