Entre multas y descontento

Desde que el reglamento de tránsito entró en vigor hace un mes, miles se han quejado ante la SSPDF, que dio un periodo de gracia antes de aplicar sanciones.

A un mes de la entrada en vigor del nuevo reglamento de tránsito, el descontento con la norma se traduce en un promedio diario de 27 mil quejas ante la SSPDF y en que, ante esa molestia, la institución anunció este jueves un periodo de gracia antes de empezar a cobrar multas a los conductores infractores.

La cifra de quejas abarca desde reportes formales por el desempeño de los policías de tránsito hasta los “alcances” o comentarios en redes sociales, según estadísticas recabadas por la propia SSPDF durante los primeros 21 días de aplicación de las nuevas disposiciones, del 15 de diciembre al 4 de enero.

Los conductores argumentan que el reglamento incluye medidas exageradas —como reducir a 50 kilómetros por hora la velocidad máxima para circular en vías primarias— y que hay irregularidades en las infracciones impuestas a través de los radares distribuidos por la capital.

Por ejemplo, algunos automovilistas dicen que se les infracciona sin razón, luego de que el radar detecta a un vehículo parecido al suyo, o que ni siquiera se les informa que cometieron una falta.

“Las multas son impugnables, sobre todo porque nunca son notificadas conforme a derecho. Las imponen y no hacen del conocimiento [del afectado] la sanción”, considera Juan Manuel Rubiell, profesor de la Barra Nacional de Abogados.

De acuerdo con el jurista, el nuevo reglamento de tránsito pone en desventaja a los ciudadanos frente a las autoridades locales, porque el proceso para impugnar una sanción es lento y poco claro.

Por esa razón, algunos integrantes de la Barra Nacional de Abogados están diseñando una aplicación para “llevar de la mano” a las personas interesadas en inconformarse por una multa.

La Ley de Procedimiento Administrativo de la ciudad establece que, para interponer un recurso de inconformidad, un ciudadano puede acudir ante la autoridad correspondiente —en este caso la SSPDF— o ante el Tribunal de lo Contencioso Administrativo (TCA).

Para impugnar en esta instancia jurídica se debe presentar una demanda de nulidad dentro de los 15 días posteriores a la notificación de la multa. El proceso se realiza de forma sumaria, tarda de dos a tres meses y los fallos son inapelables.

Yasmín Esquivel Mossa, presidenta del TCA, dice que, hasta este jueves, se había asesorado a 250 personas y 100 presentaron demandas contra multas. “El 90% de los asuntos se resuelve a favor de los ciudadanos”, asegura.

La polémica por las multas

Ante el descontento, la SSPDF anunció este jueves que quienes hayan cometido una infracción en diciembre, o lo hagan durante el resto de enero y hasta el 15 de febrero, no serán multados, sino que únicamente recibirán una amonestación. La segunda infracción que cometan esos conductores sí deberá ser pagada.

“El plazo se establece con la finalidad de que los automovilistas conozcan los lineamientos”, señala la dependencia.

Las infracciones detectadas por radares, conocidas como fotomultas, han generado polémica. Por un lado, porque los ciudadanos consideran que no hay claridad en los criterios usados para infraccionar. Por otro, por el contrato millonario que la SSPDF firmó con la empresa Autotraffic. Una versión del documento —difundida por medios— indicaba que cada mes se levantarían 150 mil infracciones, con lo que se garantizaría que la compañía recuperara su inversión.

Días después, la SSPDF aclaró que no se trataba de una cuota fija, sino solamente de una proyección de las infracciones que serían levantadas.

Multados por no usar el cinturón

Las autoridades insisten en que el propósito del reglamento es ayudar a que bajen los accidentes viales y proteger tanto a automovilistas como a peatones y ciclistas.

Desde que la norma está en vigor, la infracción más común —con corte al 4 de enero— ha sido la derivada de no usar el cinturón de seguridad, con cinco mil 99 casos. La obligación de usarlo estaba contemplada desde la anterior norma y no cumplirla implica una multa de casi 700 pesos.

El segundo rubro lo representan las infracciones por invadir cruces peatonales, conocidos como “cebras”, con tres mil 228 registros. Mientras tanto, la tercera posición es para las infracciones por circular por ciclovías, con 787 boletas.

En cuanto a los motociclistas, siete mil 733 fueron remitidos al corralón durante los primeros 21 días de aplicación del reglamento: tres mil 985 por no llevar casco y tres mil 748 por no acatar las nuevas reglas de circulación. De los conductores de transporte público, se sancionó a 687 por diversas razones.

El cambio de reglas

Estas son algunas de las principales modificaciones establecidas en la norma actual, a cargo de la SSPDF:

  • La velocidad máxima para circular en vías primarias se redujo de 70 a 50 kilómetros por hora. La multa por violar este punto va de 699 a mil 399 pesos e incluye tres puntos de penalización (si se acumulan 12 se pierde la licencia).
  • La multa por utilizar el teléfono celular o cualquier otro dispositivo de comunicación se fijó en un rango de 699 a mil 399 pesos. Hacer esto también implica una penalización de tres puntos.
  • Los conductores que invadan los espacios confinados para el paso peatonal o de ciclistas serán multados con entre mil 399 y dos mil 98 pesos, y penalizados con tres puntos.
  • La vuelta continua a la derecha y a la izquierda quedó prohibida, salvo que en la vialidad exista un señalamiento que lo permita. Violar este punto implica una multa de 699 a mil 399 pesos y tres puntos de penalización.
  • Usar el claxon de forma excesiva o emplear el motor para generar ruido extra significa ser multado con entre 349 y 699 pesos, así como ser penalizado con un punto.
  • Insultar, denigrar o golpear a agentes de tránsito deriva en una multa que va de mil 399 a dos mil 98 pesos.

¿Accidentes viales a la baja?

Desde que el nuevo reglamento de tránsito entró en vigor el pasado 15 de diciembre, los accidentes viales han bajado 2% en comparación a la misma época del año anterior, asegura Leonel Luna, presidente de la Comisión de Gobierno de la Asamblea Legislativa del DF (ALDF). Sin embargo, el legislador del Partido de la Revolución Democrática (PRD), el mismo que en la elección de 2012 postuló al jefe de Gobierno, Miguel Ángel Mancera, no ha dado detalles sobre cuál es la fuente en la que se basan sus cifras.

Compartir
Artículo anteriorEdición impresa: 15/01/2016
Artículo siguienteUn caso de primera plana
Reportera de Ciudad en constante aprendizaje, siempre buscando la forma de inquirir y transmitir. Amante de los gatos y fan de las sonrisas sinceras.