Estación Oceanía, ‘hundida’ en la burocracia

El hundimiento del suelo en la Línea 5, donde se registró el choque de trenes, fue detectado desde hace cuatro años.

11mayo(1)

Desde 2011, las autoridades del Sistema de Transporte Colectivo (STC) sabían que la Línea 5 del Metro tiene problemas en el trazo y perfil de las vías, por los hundimientos de la tierra que afectan al oriente de la ciudad.

Aún así, fue hasta febrero de 2015 cuando se destinaron recursos para comenzar los trabajos que permitan corregir estas  fallas.

En 2011 y 2012, el STC Metro otorgó dos contratos a la empresa Administradora de Ingeniería del Centro, S.A. DE C.V para realizar “monitoreo topográfico para el control de hundimientos de los tramos elevados de las Líneas 9 y B; así como de la estación Oceanía de la Línea 5, donde la tarde del pasado 4 de mayo se registró un choque de trenes que dejó 12 lesionados; además, un trabajador falleció durante el desalojo de los convoyes.

Durante dos años sólo se realizaron monitoreos topográficos e instrumentaciones para el control de hundimientos en la zona. En 2013 y 2014, el tema fue abandonado. Fue hasta febrero de 2015 que las autoridades del Metro firmaron un contrato con la empresa Ocma Ingeniería S.A. de C.V., por más de 11 millones de pesos, para “la corrección de trazo y perfil de vía, derivado de los problemas ocasionados por los asentamientos diferenciales” en el tramo Aragón-Oceanía y Oceanía-Terminal Aérea, de la Línea 5 del Metro.

Un día después del choque, el director general del STC, Joel Ortega, reconoció que en la zona del choque existe un hundimiento; “es una pendiente en donde a veces los trenes, cuando van a subir ahí, se patinan”, señaló.

El exdirector general de Prevención en la Secretaría de Protección Civil, Óscar Alejandro Roa, explica que los hundimientos detectados en la zona del choque provocan que el terreno sea irregular, lo cual puede afectar el manejo de los trenes sobre las vías.

“Hay hundimientos diferenciales, ese puede ser un factor para el descarrilamiento. Hay que hacer estudios geológicos constantes para saber el tipo de hundimientos”, advierte Alejandro Roa.

Un conductor de trenes del Metro, quien solicitó no publicar su nombre, coincidió en que la Línea 5 presenta varios problemas. En ocasiones, aseguró, no alcanzan a distinguir las señalizaciones para realizar un frenado, por ejemplo.

HISTORIA DE UNA OBRA RETRASADA

En mayo de 2011, el STC publicó en el sitio de Compranet una licitación para realizar “monitoreo topográfico para el control de hundimientos” de los tramos elevados de las líneas 9 y B, así como de la estación Oceanía de la Línea 5.

El 27 de mayo de 2011 se publicó el fallo de esa licitación, que ganó la empresa Administradora de Ingeniería del Centro, S.A. DE C.V., a la que pagaron dos millones 399 mil 678 pesos.

En el mismo fallo, que se puede consultar en Compranet, se especifica que los trabajos de monitoreo se realizarían del 9 de junio al 31 de diciembre de 2011.

En marzo de 2012, el STC publicó una segunda licitación, también para realizar “monitoreo topográfico e instrumentación para el control de hundimientos”, en los mismos tramos elevados de las líneas 9 y B; así como en la estación Oceanía y otros tramos de la Línea 5. En esa ocasión, se incluyó el tramo La Raza-Indios Verdes de la Línea 3.

De nueva cuenta, la empresa ganadora fue Administradora de Ingeniería del Centro, a la cual se le concedió un contrato -por dos millones 476 mil 258 pesos-, para realizar los trabajos, que concluyeron en diciembre del 2012.

Durante 2013 y 2014 no se realizó ningún tipo de obra, de acuerdo con los contratos disponibles en Compranet.

Fue hasta el 20 de febrero de 2015, que las autoridades del Metro firmaron un contrato con la empresa Ocma Ingeniería S.A. de C.V., para corregir los problemas ocasionados por hundimientos en el tramo donde ocurrió el choque de trenes el pasado lunes 4 de mayo.

En el Programa de Obra Pública de 2015 del STC, publicado en la Gaceta Oficial del DF el pasado 4 de marzo, se menciona que los trabajos desarrollados por la empresa Ocma Ingeniería deben terminar en julio; los avances que se tienen de la obra son del 5.08%, de acuerdo con un informe de la gerencia de obras  y mantenimiento del Metro, elaborado el 31 de marzo de 2015.

El Programa de Obra Pública de 2015 del STC, que también contempla otros proyectos, como la corrección del trazo y perfil de la Línea “A”  y la construcción de un local para la instalación de un simulador de cabina, prevé destinar más de 332 millones de pesos en obras de mantenimiento del Metro en 2015.

 

 ‘DESVIELADAS’

Algunas de las estaciones en donde se presentan irregularidades en el terreno, provocadas por hundimientos del suelo, se encuentran entre Mixiuhca y Pantitlán, en la Línea 9; de Morelos a San Lázaro y Deportivo Oceanía, en la Línea B; Oceanía, Autobuses del Norte y Politécnico, de la Línea 5; así como el tramo La Raza a Indios Verde, en la Línea 3.

 

DICTAMEN,  LISTO

El STC presentará este martes 12 de mayo el dictamen sobre las causas del choque de trenes registrado el pasado 4 de mayo en la estación Oceanía, de la Línea 5 del metro.

Este Dictamen será integrado y aprobado por el Comité para la Investigación de Incidentes Relevantes, el cual está encargado de revisar los reportes de la Programadora General de Tráfico, de la radiotelefonía, la grabación de voz de intercomunicación entre conductores y el Puesto Central de Control (PCC), la bitácora del tren, la videovigilancia, las cajas negras de los trenes involucrados, las declaraciones del personal, la verificación del protocolo del modo de conducción en lluvia y las circulares de operación dirigidas a los trabajadores, entre otros elementos.

 

DATOS

4 MILLONES  875 MIL 936 PESOS pagó el STC en los dos monitoreos topográficos que se realizaron entre 2011 y 2012.

Compartir
Artículo anteriorForever: el nuevo vecino vegano de la Roma
Artículo siguienteIlegal vs Legal
Reportero, ciudadano y cuasi adicto –en recuperación– de las bebidas energizantes. Por ahí dicen que soy el elemento más antiguo del equipo editorial de Máspormás, ¿será?