Falsos caseros al acecho

La alta demanda de vivienda en algunas colonias ha generado un terreno fértil para el crecimiento exponencial de las estafas y fraudes inmobiliarios de todo tipo

Nadie conoce a Mara Retana en el número 13 de la calle Estafetas. Paulina Hernández trata de marcarle, pero el número con el que se comunicaban ya no está disponible y la cuenta bancaria, en la que realizó el depósito de los tres mil pesos necesarios para reservar el apartamento, fue clausurada en tan sólo unas horas.

En ese instante, Paulina se da cuenta de que ha sido víctima de un fraude inmobiliario, una modalidad de estafa que se ha vuelto cada vez más popular en las colonias de mayor plusvalía en el D.F. En las delegaciones Benito Juárez, Cuauhtémoc, Miguel Hidalgo y Coyoacán, en donde el promedio de una renta mensual ronda los 14 mil pesos, los estafadores han descubierto que existe un enorme mercado de personas dispuestas a correr riesgos para hallar –antes que nadie– las mejores oportunidades de arrendamiento.

Al igual que otros clientes, se enteró del anuncio por una página de internet en la que vio fotografías del interior del departamento. Acordó una cita con Mara en la entrada del edificio, pero la casera la dejó plantada, al igual que a las cuatro personas que también vinieron ese día a conocer la vivienda en renta.

Más tarde, recibió una llamada en la que se disculpaba por no haber acudido a la cita y le informaba que era la persona favorita para ocupar el departamento, aunque para asegurar su lugar iba a tener que realizar un depósito bancario de tres mil pesos a la cuenta 4766 8402 3920 6399 de Banamex. En una semana, Mara Retana defraudó a cinco personas por una cantidad aproximada de 15 mil pesos.

El caso de Paulina es parte de un problema de magnitud desconocida en la ciudad. A pesar de que las averiguaciones previas son una pequeña muestra de la relevancia de estos delitos, la cifra negra permanece como una incógnita. Los bajos montos del fraude provocan que los afectados vean la denuncia como una pérdida de tiempo, pese a que el Código Penal del Distrito Federal otorgue sanciones a quienes, por medio del engaño, obtengan un lucro indebido, con multas de mil 748 pesos a 83 mil 940 pesos, o bien, prisión de cuatro meses hasta 11 años. Sin embargo, gran parte de estos fraudes queda impune.

CASEROS FANTASMAS, SIN TEMOR A LA JUSTICIA

Según Óscar Montes de Oca, subprocurador de averiguaciones previas de la PGJDF, la mayoría de las investigaciones que se abren por esta modalidad de fraude es considerada como muro sin salida, ya que en general, los estafadores suben los anuncios a la red desde otros países, desaparecen la información cuando el delito se consuma y utilizan nombres falsos para registrarse en las compañías o emplean teléfonos desechables. Por eso, la dependencia sólo tiene 81 casos registrados de enero a agosto de este año, mientras que en 2014 obtuvo únicamente 124 denuncias al respecto.

Paulina trató de denunciar a Mara, pero la averiguación previa no prosperó porque no tenía las pruebas necesarias para acreditar el delito: nunca tomó una captura de pantalla del anuncio publicado en web y éste desapareció después de que realizara el depósito.

Fotos: Cuartoscuro
Fotos: Cuartoscuro

QUE LA EMOCIÓN NO TE DOMINE

La suma de los precios altos en las rentas y los bajos salarios –en México se percibe un salario mensual de 13 mil 140 pesos, según el INEGI– han convertido el DF en un terreno fértil para los estafadores. La impunidad del delito lo hace redituable. No son mafias ni organizaciones criminales, son personas que aprovechan la oportunidad y, ante la falta de castigo, repiten el delito de manera indefinida, por lo que la única forma de impedirlo con eficacia es la prevención.

La lucha en contra de este tipo de delito termina siendo responsabilidad del ciudadano, asegura Manuel Rubiell Lozano, de la Barra Nacional de Abogados. “La única solución es nunca dar anticipos sin haber conocido al casero en persona y firmado un contrato”.

Pese al crecimiento de estos fraudes en la CDMX, el GDF no los ha catalogado como delitos de gran relevancia: no existen programas de difusión y prevención para evitar que la ciudadanía caiga en manos de defraudadores, ni alertas en zonas de alta demanda de vivienda u orientación sobre qué hacer en caso de ser víctima de un falso casero. Nadie sabe cuántas Martas Retanas andan sueltas por la ciudad.

NO TE CONVIERTAS EN VÍCTIMA DE FRAUDE:

Seis consejos para no caer en una estafa inmobiliaria cuando buscas apartamento:

  • Comprueba que el inmueble exista, velo físicamente por dentro y por fuera.
  • No acudas al inmueble únicamente cuando concuerdes una cita, regresa después y pregunta a los vecinos si en verdad está en renta y si la persona que se identifica como propietario existe.
  • Ten paciencia y no caigas en presiones. Nunca deposites o entregues un adelanto sin que hayas firmado un contrato y tengas las llaves.
  • Siempre exige un recibo en el que se estipule cuánto y a quién le pagaste.
  • Duda de las buenas intenciones, siempre pide ver las escrituras del inmueble o el documento que indica que un tercero puede arrendarlo.
  • Registra todo, desde el anuncio de la renta, teléfonos, cuentas bancarias, nombres, dirección, recibos, etc.

DENUNCIAR EL FRAUDE:

Según el subprocurador de averiguaciones previas desconcentradas de la PGJDF, Óscar Montes de Oca, si eres víctima de este delito, puedes denunciarlo en cualquier agencia del MP o hacer el trámite en la página virtual de la Procuraduría General de Justicia del DF, sin necesidad de acudir personalmente. Asimismo, recomienda que, si estás cerrando algún trato, conserves todas las pruebas relacionadas con la transacción.

Las pruebas son:

1.      Foto o captura de pantalla del anuncio del inmueble en renta, si el anuncio estaba en la web

2.      Copia y original del anuncio en caso de que lo tengas físicamente

3.      Números de teléfono al que te comunicaste

4.      Nombre del arrendatario

5.      Dirección del inmueble

6.      Número de cuenta bancaria

7.      Imágenes del departamento, por dentro y por fuera

8.      Contrato, en caso de que exista

RECOMENDACIÓN CULTURAL

Estudio 2010 del Fraude en México

Estudio de la UAM Azcapotzalco: Dos regímenes normativos para el arrendamiento inmobiliario destinado a habitación en el DF

CONSEJOS PARA RENTAR UN DEPARTAMENTO DE LA PROFECO:

 

 

Compartir
Artículo anteriorDía mundial sin auto
Artículo siguienteEl viejo aeropuerto un nuevo pacto social
Escucha conversaciones ajenas. Le gustan los datos y las solicitudes de información. Ama contar historias y los tacos al pastor. Tuitea de vez en cuando: @alecrail.