La ciudad se transforma en laboratorio

Iztapalapa, Xochimilco, Magdalena Contreras y Texcoco son las zonas donde investigadores de la UNAM buscan estrategias para combatir el cambio climático .

Fotos: Cuartoscuro.
Historia conocida: En diversas zonas del DF, las inundaciones son algo cotidiano. Fotos: Cuartoscuro.

Las claves para enfrentar en forma más eficaz inundaciones o sequías en las grandes ciudades de todo el mundo podrían encontrarse en el Valle de México. Por lo menos, esa es la meta del proyecto Megadapt, desarrollado por investigadores de la UNAM y de la Universidad Estatal de Arizona, de Estados Unidos.

El proyecto, que arrancó hace un año en el Laboratorio Nacional de Ciencias de la Sustentabilidad (LANCIS), del Instituto de Ecología de la UNAM, se desarrolla en cuatro zonas del Área Metropolitana del Valle de México, las cuales servirán como una especie de laboratorio para buscar estrategias que permitan reducir los efectos del cambio climático.

La investigadora de la Universidad Estatal de Arizona y coordinadora de la iniciativa Megadapt, Hallie Eakin, considera que el Valle de México es un sitio ideal para hacer estos experimentos por sus características climáticas históricas. “La Ciudad de México es muy icónica en cuanto a la problemática de agua, desde 1325 hasta el presente”, explica Eakin.

Uno de los objetivos de Megadapt es crear bases de datos, con todas las variables climáticas posibles, de sitios en donde sus habitantes padecen la falta de agua o inundaciones en la Zona Metropolitana del Valle de México, como lo son Iztapalapa, Magdalena Contreras, Xochimilco y Texcoco.

En el proyecto participan arquitectos, arqueólogos, hidrólogos, ingenieros y otros especialistas que buscan recabar toto tipo de información climática del pasado y del presente.

Entre ellos está Bertha Hernández, maestra en geografía por la UNAM, quien se encarga de realizar entrevistas a la población para recopilar datos trascendentales sobre cómo impacta el tema del agua en cada una de las comunidades.

En este equipo también participa Alejandra Martínez, arquitecta de la UNAM que cursa la maestría en Ciencias de la Sostenibilidad en el LANCIS; su labor, dice, es analizar las variables del uso de suelo en cada una de estas zonas para identificar los riesgos posibles, entre ellos los daños por inundaciones.

“Este es un proyecto a nivel internacional, donde lo más importante es estar en un equipo interdisciplinario”, señala la joven de 30 años y uno de los más de 26 investigadores de diversas ramas de la ciencia que participan en el proyecto.

“Lo emocionante es que no pretendemos repetir estudios que ya están hechos; lo que buscamos es crear una plataforma que ayude a la toma de decisiones y sintetiza la información que ya existe desde hace siglos”, explica la doctora Hallie Eakin.

Además de encuestas y talleres con la población de las áreas elegidas, se desarrollarán modelos matemáticos para encontrar relaciones entre los eventos climáticos documentados a lo largo de la historia, las políticas que se implementaron, los estudios que se han realizado y la forma en que los ciudadanos enfrentaron ese problema. Este modelo matemático permitirá encontrar cuáles son las mejores estrategias que se siguieron para enfrentar una inundación o una sequía.

Hallie Eakin tiene una primera meta: si al cumplir el tercer año de investigación, en 2017, logran tener resultados en la Ciudad de México entonces tendrán una base para recrear escenarios y trabajar en el desarrollo de modelos que podrían utilizarse en otras ciudades del mundo.

La investigación, que se prevé termine en 2018, se realiza con fondos de la National Science Foundation, organismo gubernamental estadounidense que tiene distintos proyectos de colaboración con México, como el intercambio de estudiantes entre ambas naciones o el programa para que investigadores mexicanos desarrollen nuevas empresas tecnológicas.

Fotos: Cuartoscuro.
Fotos: Cuartoscuro.

 

DATOS

168 sitios en riesgo por inundaciones tiene identificados la Comisión Nacional del Agua en el Valle de México.

90 áreas son vigiladas por la Unidad Tormenta, en forma permanente, como parte del Operativo de Lluvias 2015 en la Ciudad de México.

68% del total de agua de lluvia que cae al año en la Ciudad de México se presenta durante los meses de junio a septiembre, de acuerdo con la Conagua.

 

GRANDES INUNDACIONES EN EL DF

  1. Se desbordan los ríos Consulado y el de los Remedios, generando inundaciones al poniente y norte de la ciudad. Inician los primeros levantamientos topográficos que indican que la Ciudad de México se está hundiendo.
  2. La ciudad es azotada por inundaciones que provocan el colapso del sistema de alcantarillado, se hacen populares los caminos hechos con tablas y tabiques en el centro de la ciudad.
  3. Una gran inundación mantiene tres meses bajo el agua a varias calles del Centro Histórico.
  4. Se registran varias inundaciones en la Ciudad, de hasta un metro de profundidad. Se crea la Comisión Hidrológica del Valle de México.
  5. Se establece la Dirección General de Obras Hidráulicas del Distrito Federal.
  6. Comienzan los trabajos del drenaje profundo de la Ciudad de México.
  7. Comienza la construcción del Drenaje Profundo.
  8. Empiezan los trabajos del Sistema Cutzamala.

 

ZONA DE RIESGO

En el documento ‘Sugerencias y recomendaciones para la elaboración de políticas públicas ante el cambio climático en la Ciudad de México’, elaborado por el Centro Virtual de Cambio Climático de la Ciudad de México, se menciona que existe un “peligro latente” que puede poner en riesgo el acceso al agua en la capital, debido al cambio climático.

“Se  prevé  que  aumentará  la  demanda  de  agua derivado  de  mayores  niveles de temperatura promedio en el  Valle de México. El  aumento  en  la  demanda puede generar una reducción en la oferta, que actualmente ya se  presenta en diversas delegaciones”, se señala en el documento.

Compartir
Artículo anteriorCruz Azul
Artículo siguienteMargo y Quentin van al cine
Reportero, ciudadano y cuasi adicto –en recuperación– de las bebidas energizantes. Por ahí dicen que soy el elemento más antiguo del equipo editorial de Máspormás, ¿será?