Los motociclistas quieren extender su rodaje

Los motociclistas se sienten discriminados en la Ciudad de México porque no se les permite circular por la Supervía Poniente, el Viaducto Bicentenario o la Autopista Urbana.

“Somos ciudadanos, pagamos nuestros impuestos y no es justo que se nos discriminen por nuestro vehículo”, reclama José Luis Anaya, presidente de División Capital, una de las organizaciones de motociclistas en el DF.

Para echar abajo algunas de las restricciones de circulación que tienen los 156,749 motociclistas registrados en la CDMX, algunos ya se movilizan.

En diciembre pasado, se manifestaron en uno de los accesos a la Supervía Poniente, para que se les permitiera utilizar la vialidad, previo pago, naturalmente.

Los representantes de División Capital también han sostenido reuniones con autoridades del Gobierno del DF para que se les permita tener acceso a vialidades como el Viaducto Bicentenario o la Autopista Urbana.

La Asociación Mexicana del Comercio y la Industria de las Motocicletas (AMCIM) también se ha unido a la solicitud.

En su página de Facebook difunde una serie de exigencias de los motociclistas, como la entrada libre a vías rápidas para motos de más de 120 ml y poder filtrarse entre las líneas de los vehículos, cuando circulan a menos de 25 kilómetros por hora.

El artículo 30 del Reglamento de Tránsito Metropolitano prohíbe a ciclistas y motociclistas circular por los carriles centrales o interiores de las vías de acceso controlado y en donde así lo indique el reglamento.

Las multas por no respetar este reglamento pueden ser de cinco a 10 días de salario mínimo, es decir, entre 350 y 710 pesos.

Entre los argumentos que los motociclistas presentan para exigir que se les permita rodar por las vías de cuota están las malas condiciones en que se encuentran varias de las avenidas de la ciudad, así como los problemas de tránsito vehicular de la metrópoli.

“El asfalto está en malas condiciones; hay muchos baches, hacen falta tapas de registro en las coladeras y los automovilistas no siempre respetan a los motociclistas”, señala José Luis Anaya.

“No es un capricho, es una necesidad de movilidad”, añade.

Desde hace seis meses, los motociclistas solicitaron circular en vías restringidas, pagando su respectiva cuota, incluso han participado en diversas mesas de negociación con autoridades locales para cabildear su solicitud, pero hasta ahora, asegura José Luis Anaya, no han recibido ninguna respuesta.

El titular de la Secretaría de Movilidad (Semovi), Rufino León, explica que la circulación de motocicletas en los segundos pisos está restringida, principalmente, por razones de seguridad.

La petición, asegura el titular de la Semovi, será analizada durante las mesas de discusión para la elaboración del contenido del reglamento para la Ley de Movilidad, publicada en la Gaceta Oficial del Distrito Federal en julio del 2014.

La Semovi y la Secretaría de Seguridad Pública (SSPDF) analizarán si las restricciones para los motociclistas deben conservarse tal y como están, basándose en argumentos técnicos y de seguridad vial.

La diputada local e integrante de la Comisión de Movilidad en la ALDF, Laura Ballesteros, resalta que, de aprobarse la exigencia de los conductores de motocicletas, se tendrían que modificar los límites máximos y mínimos de velocidad permitida.

En el caso de la Supervía, resalta Ballesteros, se tendría que modificar la póliza contratada por la empresa que opera esta vialidad, para que la cobertura también se extienda a los motociclistas.

En el centro de servicio a usuarios de la Supervía aseguran que en el tramo subterráneo de la vialidad sí se permite el acceso.

EN ESPERA DEL REGLAMENTO

En los próximos meses se espera que esté listo el nuevo reglamento para la Ley de Movilidad, publicada en julio de 2014, la cual “reconoce finalmente las figuras de motociclistas y motos”, comenta Miguel Ibarra, miembro fundador de la organización Moto Latino y expresidente de la Asociación de Motociclistas del DF.

Para Miguel Ibarra, el nuevo reglamento de tránsito debería incluir un capítulo dedicado sólo a las motocicletas, poniendo énfasis en el tema de la seguridad de sus conductores, “sólo así podremos circular en vías de acceso controlado”.

A diferencia de otros motociclistas, Eduardo Ramírez, del club de motociclistas Guerreros Azteca, no tiene prisa por rodar su moto en las vías rápidas de la ciudad. Ramírez considera que es más importante que se trabaje en impulsar una regulación de este transporte, para evitar que se expidan licencias a quien no tiene los conocimientos suficientes para conducir una motocicleta.

SÓLO PARA MOTOS GRANDES

Desde hace tres años, las autoridades capitalinas lanzaron un programa piloto que permite circular a las motocicletas por vialidades como Circuito Interior, Río San Joaquín y Viaducto Tlalpan, siempre y cuando se trate de motos de 400 centímetros cúbicos, que sus tripulantes porten casco, que no realicen acrobacias ni arrancones, que no rebasen en curva y no pasen entre coches a menos que el tránsito sea muy intenso.

(Jennifer Alcocer)

Compartir
Artículo anteriorNuevas posturas sexuales
Artículo siguiente#Versus: Romeo Santos vs Sonido Rumba Caliente
Reportera de Ciudad en constante aprendizaje, siempre buscando la forma de inquirir y transmitir. Amante de los gatos y fan de las sonrisas sinceras.