“Eso de mamar, no se nos da”, por @warkentin

O se nos da demasiado.

¿Usted es de los que escuchó hablar o vio la campaña del Gobierno del Distrito Federal a favor de la lactancia? ¿Esa de ‘no le des la espalda, dale pecho’? ¿Usted fue de los que se indignaron? ¿O simplemente le pareció buena? ¿O le pasó a valer un pepino y ni la registró?

Quiero creer que la encendida reacción de unos cuantos a la campaña a favor de la lactancia, en el DF, fue parte de la estrategia de publicidad.

Es decir: haga usted su campaña, señor, señorita; escoja actrices que seguramente levantarán ámpula (desde la corrección política); tome fotos; ponga pudoroso listón blanco, onda chorro de leche, para cubrir los senos de quienes deben dar pecho (o algo así); láncela al mundo (con algunos errores de ortografía, recuerden que se trata de hacer enojar al respetable); y espere 3… 2… 1… ¡Bazinga! Inicia la crítica, arranca, arrecia; que si la campaña es sexista, que por qué esas viejas, que así no son las mujeres normales (ah, esa palabra, ¡normal!), que qué pinche error de ortografía (porque el corrector de texto deja “proteje”, siempre y cuando lo protejas), que quién es ese hijote detrás de Maribel Guardia, que nadie habla de causas de la no lactancia, que eso de la estética corporal es una tontería, #yasí.

Me imagino que luego hubo sesión en el búnker de mamas y mamadas, para salir con el revire desde gobierno (y desde los productores de la campaña): oigan, no sean rijosos, ¿no ven que la lactancia va en caída?, ¿que los bebés crecen más sanos si toman leche materna?, ¿que el hijote de Maribel Guardia está ahí porque le dieron de mamar, no porque aún lo esté haciendo?, ¿que la campaña es en buena lid, pué? Y, ¡a darle candela!

Este gobierno no entiende; es un tema de derechos y condiciones, no de regaños.

Luego el gobierno pareciera recular: es que ya nos acusaron hasta en Derechos Humanos, manito, y pssss no se siente bien eso. Así que… más más mejor para atrás. Y vamos a hacer una campaña que les guste a todos (es decir, a nadie). Y en ese enredo nos encontramos. [¡Díganme, por favor, que fue a propósito!]

Que los que protestan en contra de la campaña pro lactancia del Gobierno del Distrito Federal lo hayan hecho, no me sorprende. Es más, comparto algunas de las críticas: yo también creo que el énfasis debería estar en fomentar las condiciones para la lactancia, no en regañar a quienes no amamantan. Pero que el gobierno capitalino no haya armado una estrategia para abrazar su propia campaña… imperdonable.

Las respuestas no han sido más que balbuceos. Propios de la ocurrencia.

#nomamar

*****************

SÍGUEME EN @warkentin

(GABRIELA WARKENTIN / @warkentin)

Compartir
Artículo anterior“El otro VIPS”, por @goliveros
Artículo siguienteColonia del Valle
Escribo, hago radio, doy clases, odio el chocolate, le voy a los Pumas y todavía quiero seguir en México.