Manual del (aunquenolocrea) policía honrado

 

Un policía encontró una bolsa con harto dinero. ¿Qué pasará? ¿Qué misterio habrá? ¿Puede ser un gran moche? No, mire.

  1. Lector asombrado

Este manual trata de una anécdota fabulosa, de esas que ocurren entre millones desagradables. Por eso, y si Usted lo considera oportuno, enmarque esta u otras notas parecidas porque son menos frecuentes que el paso del cometa Halley junto al Planeta Tierra. Resulta ser que un policía encontró una bolsa con 42 mil 572 pesos y 50 centavos en un estacionamiento de Polanco. ¿Qué cree que hizo?

 

  1. Policía honrado y santo

El funcionario, según los valores que fundan las sociedades más honradas y vigiladas por policías ejemplares, deberá entregar el dinero a su dueño. Cierto es que muchos se lo clavan o se hacen los “Aquí yo no vi nada, señorita”, “No, es de que yo ni idea de ese dinerito que dice usted que perdió, caballero”. Sin embargo aquí el cuento fue otro, porque sí ocurrió el tan deseado milagro navideño. Resúltase ser que ¡el policía encontró la lana y la devolvió! ¡Bravo! Quiero ya a este poli de diputado.

LEE LA COLUMNA ANTERIOR DE NACHO LOZANO: MANUAL PARA EL SANTA  CLOS CHILANGO 

  1. ¡Uno entre mil!, como cantó Mijares

El nombre de este superhéroe chilango es Sergio Sánchez Soriano, de la Bancaria e Industrial. El jefe de Gobierno debería fundar una Secretaria de Superhéroes Chilangos, para que por lo menos los habitantes de esta CDMX tengamos una institución policíaca en la cual confiar y con la que nos sintamos protegidos. ¿O usted se siente protegido por las patrullas que pasan por su colonia?

 

  1. La versión oficial

Según un comunicado oficial, el policía encontró la lana en un estacionamiento y como “la institución (no se ría) capacita a sus elementos bajo principios de disciplina y lealtad” (ora resulta; #NoPinchesMamen), pues por eso se consumó tan honrado hecho. ¡Sí Chucha, cómo no! Ya se colgaron el milagrito estos de la secretaría. Dejarían de ser gandallas.

 

  1. Uno de cal por los ojetes que van de arena

¿A poco a usted no le cuesta trabajo creer eso de que capacitan adecuadamente a nuestros policías? A ver, sí, este elemento merece nuestro respeto y muchos honores. Pero a mí se me hace que fue honrado porque así lo educaron en casa y no en la Academia donde siguen saliendo policías ojéis y muy pocos honrados como él. ¿Se acuerda del video que presentó un chilango hace unos días mostrando a polis quesque en “emergencia”, estacionados donde no deben y comprando alcohol en horas de trabajo? Bravo por Sergio, pero ¿y qué hacemos con los demás? ¿Será que podamos pagarle a Sergio para que les de unas clasecitas a sus colegas rebeldes?

Compartir
Artículo anteriorEl año negro de la Prensa
Artículo siguienteOtra lista para fin de año
Con 15 años de kilometraje en medios, cree que el rigor de la ironía y la seriedad de la risa pueden hacer un periodismo original.