Medios duartistas: el otro monstruo

Ante las amenazas, Rubén Espinosa pudo guardar su cámara y cerrar su boca. Optó por levantar su cámara y hablar.

Aunque hoy esté muerto junto a Yesenia, Nadia, Nicole y Alejandra, Rubén fue uno de quienes condenó al gobernador de Veracruz a la memoria: nacerán nuestros hijos y los hijos de nuestros hijos, y Javier Duarte será el político que asesinaba periodistas, o el político cuyo régimen avaló su matanza sistemática. Transcribo algunas ideas de Rubén, emitidas el 9 de julio en el canal Rompeviento TV, que ayudarán a que Duarte nunca se saque esa condena.

Pero en sus palabras hubo algo quizá aún más valiente: Rubén denunció que medios de su estado alimentan al gobierno estatal, al monstruo del horror.

+ En Veracruz no hay Estado de derecho: tan es así que no hay justicia por ningún compañero asesinado; sólo hay un detenido de 13 asesinados, que posiblemente no sea (el homicida) de Regina Martínez.

+ Me da coraje, tristeza y dolor que una persona decida el rumbo de mi vida y haya decidido cuándo tengo que irme.

+ No confío en la Comisión Estatal para la Atención y Protección de los Periodistas (CEADE), no creo que funcione la gente que está ahí (…). El 14 de septiembre nos roba la Policía equipo fotográfico. El compañero Roger del periódico Imagen fue y ya le habían hablado del gobierno del estado -Emilio Valera, enlace de prensa- para ofrecerle dinero y que no dijéramos nada. La gente de CEADE le dijo: “Mejor recibe el dinero”. ¿A qué grado estamos de indefensión?

+ Medios de comunicación han amenazado (a sus reporteros) con correrlos por participar en manifestaciones por la libertad de expresión.

+Un compañero fue al sepelio de (el periodista asesinado) Juan Mendoza y le dijeron que ya le habían metido mucha mierda en la cabeza, que mejor se pusiera a trabajar.

+En Veracruz los medios de comunicación están al servicio del dinero, de la corrupción, y no sólo estoy hablando de directivos (sino) de reporteros y fotógrafos.

+ (Periodistas) se pelean por desayunos. Si lo vemos de una manera más cruda, tres huevos que te pueden dar son 15 pesos. Se pelean el plato: “Esto me lo trajeron a mí”, cuando el gobernador hacía sus desayunos en La Parroquia.

+ La mayoría de los compañeros están alineados por dinero. Un periodista en Veracruz no puede sostener a una familia. No justifico el “chayo”, pero entiendo de cierta manera la necesidad: hay compañeros que tienen de dos a seis empleos.

+ Tenemos portadas en que no cambian ni la cabeza: todo es la imagen del gobernador.

+Una columnista decía que (los reporteros) queríamos llamar la atención (…) por el robo que sufrimos por parte de elementos de la Secretaría de Seguridad Pública, que en sus tiempos eran gajes del oficio; pues yo no entiendo que el periodismo se tenga que llevar golpes y te tengas que quedar callado porque son “gajes del oficio”.

Compartir
Artículo anteriorZona de protección #fail
Artículo siguienteAntes de que sea tarde: el ABC para el regreso a clases
En sus inicios fue reportero en "Reforma" y otros diarios, después escribió en revistas: "Chilango", "Esquire" y "Newsweek en español", donde hoy hace periodismo narrativo. Ha sido profesor universitario y conductor de televisión. Premio Nacional de Periodismo 2007.