Que reviente la bocina, tú súbele más, por @plaqueta

El otro día un amigo se quejaba del infierno que es vivir junto a una escuela primaria. No por los gritos y el relajo de los niños, que terminan convirtiéndose en ruido blanco, sino por las bocinotas que lo despiertan todas las mañanas, poquito después de las 8, con los alaridos amplificados de una maestra. “¡Tomen distancia! ¡Uno, dos! ¡Cuarto Ce, guarden silencio! ¡Silencio dije! ¡SILENCIOOOOOO”, etcétera. Y los lunes son el peor día, porque ponen el Himno Nacional y el Toque de Bandera a todo volumen, como si fuera el Foro Sol, pero con un audio distorsionado para que la chamaquiza ensordecida nunca alcance a distinguir que no dice “un soldado en cada hijo de dios” ni “hoy me siento contento latir mi corazón” ni “son estas notas su canti-comercial“.

 Entonces pensé: claro, todo es un plan macabro de la SEP para volvernos insensibles al ruido desde chiquitos. O bueno, quizá no es un plan macabro, sino que los profes ya son parte de los chilangos zombis que no hacen caras ni parpadean ni se tapan los oídos ni salen huyendo como gatitos espantados cuando un altavoz les suena en la oreja. Les da igual. Prefieren contrarrestar el ruido con más ruido. Esto queda perfectamente ilustrado cuando hay una farmacia del Dr. Simi cerca de un puesto de discos piratas. Como la bocina del primero suena bien recio para que la botarga baile a gusto, los dueños del segundo le suben-sube-sube-sube-sube-punchis-punchis-punchis-BUM-BUM-BUM. ¿Y los vecinos? ¿Y los paseantes? Que se aguanten.

Estoy segura de que en el 066 ya me tienen fichada como “La loca que denuncia bocinas a todo volumen”. (Paréntesis: ¿en qué escuela de marquetología les hacen creer que es una buena idea tener unos amplis gigantes afuera de una tienda –no importa si es de pizzas, coches o colchones– con unos edecanes diciendo estupideces en el micrófono?). Bueno, los tiras telefónicos siempre me dan el avión, porque la patrulla nunca llega. Tampoco cuando reporto coches estacionados frente a una rampa para silla de ruedas. Deben pensar: “Ash, qué lata con esta mujer, ¿que no ve que estamos haciendo cosas realmente importantes como detenciones arbitrarias, manosear chavas en la calle y rendirle pleitesía a Sv Majestad El Automóvil?”.

En los andenes de varias estaciones del metro han instalado pantallas con contenidos genéricos. Y obviamente las ponen a todo volumen. Yo, neuroticaza, siempre saco el decibelómetro del iPhone, que me dice que las teles están a más de 80 dB (la ley defeña dice que arriba de 65 es una falta). Le tuiteo el pantallazo a @MetroCDMX. El community manager me ignora; me lo imagino diciendo “Pinche #plaqueja ya está chingando otra vez” mientras se pone sus audífonos para escuchar a Pitbull a todo volumen PUM PUM PUM PUM PUM PUM. Caso perdido. Pero yo seguiré neceando.

 (Tamara De Anda)
Compartir
Artículo anteriorCinismo ilustrado, por @sallesino
Artículo siguienteLa edad del establishment, por Guadalupe Nettel
Estudió Comunicación en la UNAM, pero en realidad aprendió a escribir en los chat rooms noventeros y luego en los blogs. Es tan fan de la Ciudad de México que tiene el mapa del Metro tatuado en el brazo.