Memoria del desastre

A partir de una exploración personal y la narración de un suceso histórico, Se rompen las olas compone una autobiografía.

 

Mariana Villegas escribe, dirige y actúa un drama autobiográfico que inicia incluso antes de que ella naciera, en el terremoto que sacudió a la Ciudad de México en 1985. Esta obra, que se atreve a jugar con el lenguaje audiovisual, abre con la presentación de la creadora y un video sobre el suceso.

Ese mismo año, sus padres se conocieron y forjaron la relación de la que un año más tarde nacería la dramaturga. Haciendo uso de proyecciones, fotografías viejitas, música e imágenes de noticieros, Mariana nos da un paseo nostálgico por su infancia y por un pasado histórico que no vivió, pero que conoció a partir de las historias familiares.

Se rompen las olas es un ejercicio de la memoria en el que la artista se responde la pregunta “¿Quién soy?”, y lo hace frente a los espectadores, sin ningún freno.

He llegado a la conclusión que soy una historia no sólo escrita por mí”, dice la autora al presentarse con sus espectadores y, escena tras escena, nos va mostrando con detalle cuáles son todas esas plumas que trazaron su historia.

Después de haberse presentado en distintos recintos de la ciudad, esta puesta en escena llega al Cine Tonalá, un recinto que, por ser tan acogedor, queda perfecto con la esencia de la pieza.

 

Se rompen las olas

Cine Tonalá

Tonalá 261, col. Roma

Miércoles a las 21 h.

$120.

 

Compartir
Artículo anteriorRegla de tres: Festival de cortos
Artículo siguienteSi fuéramos turistas: Hipódromo de las Américas
Nació en Xalapa, Veracruz en 1988; es antropóloga, reportera y editora. Ha publicado en diversos medios nacionales y actualmente escribe en Máspormás sobre cine, libros y cultura.