Cómo vestirte para una entrevista de trabajo

Tener una imagen apropiada en una entrevista de trabajo es de vital importancia. A través de ella, reflejas tus creencias, principios y educación.

El 70% de lo que comunicamos, lo expresamos de manera no verbal. La forma de vestir es parte de ello y habla más de ti de lo que te imaginas, eso sin pensar en aquella frase que dice “la primera impresión es la que cuenta”.

Teniendo en cuenta lo anterior, consultamos a un experto en el tema con diez años de experiencia, Eduardo Rodríguez Ruiz, Gerente de Desarrollo Humano en Grupo Imagen, quien tiene algunos consejos sobre el tema.

DIME QUÉ COLORES USAS Y TE DIRÉ QUIÉN ERES: Los colores son un factor representativo. Cada uno denota ciertos rasgos de la personalidad que reafirmarán una imagen positiva o negativa.

– Ni lo pienses: Por favor, evita todos los colores chillones. Recuerda: la primera impresión es importante, no queremos que pases por poco profesional. Olvídate de usar la gama de rojos, verdes y amarillos. Tu atuendo tiene que estar en armonía con tu persona; usar rojo denota la ira, y el verde agua, neurosis.
– Lo ideal: Mejor opta por colores serios: negro, blanco y la gama de grises y azules. Tu imagen será de alguien formal, profesional y serio. Si de plano sientes que estás muy opaco, combina algún accesorio de otro color (nada estrambótico) y le darás un toque a tu atuendo.

TE TRATAN COMO TE VEN: Recuerda que tu aspecto te dará puntos extras ante el reclutador por eso.

– Lo ideal: Estar bien aseado, zapatos boleados, ropa limpia y planchada. Nada de residuos del pozolazo. Una presentación apropiada denota una persona con cuidado personal, buenos valores, principios, etc.
– Ni lo pienses: Todo lo contrario si llevas tu camisa arrugada y desfajada, sucia, etc. La impresión que darás es de una persona que no tuvo la oportunidad de tener una buena educación, te resta seriedad, importancia y compromiso; además de inspirar flojera, pereza y poca importancia por este encuentro.

HOMBRES:

– Ni lo pienses:

  • Olvídate de llevar playera (mucho menos con estampados de Bob Esponja o tu súper héroe favorito).
  • Si no te queda, intenta otro atuendo pero no uses trajes que te queden o muy grandes o muy chicos.
  • Nada de usar tenis.

– Lo ideal:

  • De preferencia lleva traje con los colores recomendados y que sea de tu medida.
  • Dependiendo a la vacante que te perfilas será si necesitas una presentación ejecutiva o más casual. Si tu caso es el último, puedes combinar un pantalón de mezclilla con zapatos y camisa.
  • La corbata puede ser de diferentes colores, sólo evita caer en lo que ya se mencionó: lo estrambótico.
  • Zapatos bien boleados, esto es muy importante.

MUJERES:

Ni lo pienses:

  • Cero blusas transparentes. Ni se te ocurra ir con una prenda así a la entrevista, mejor regresa a tu casa y busca una mejor opción.
  • Nada de huaraches, sandalias o tenis, es informal.
  • ¿Chiquifaldas o minivestidos? Para nada, no es recomendable que portes un atuendo así, la imagen que darás al reclutador será que vas a una fiesta.
  • Nada de pescadores.
  • ¿Te gusta usar muchas pulseras, anillos y/o collares? Déjalo para otra ocasión, recuerda que lo más apropiado es una imagen sencilla.
  • Maquillaje en exceso, tampoco.
  • Uñas postizas exuberantes, con demasiada pedrería o muy grandes.

Lo ideal:

  • Respecto a los accesorios, es recomendable usar solamente un par de anillos y/o pulseras o collares, algo discreto y que te haga lucir linda. Cabe recordar que no debes usar cosas o colores extravagantes.
  • Zapatos cerrados. Los tacones pueden ser de cualquier medida siempre y cuando te sientas cómoda.
  • Vestidos o faldas: el tamaño recomendable es que tenga una distancia de la rodilla, tres dedos. No se te olvide depilarte si no usarás medias.
  • Puedes llevar el cabello suelto o amarrado, y es mejor que no cubra tu rostro.
  • Puedes usar traje sastre o, si no cuentas con él, puedes ponerte un pantalón con blusa, o vestido/falda combinado con un blazer.
  • Maquillaje discreto.

Recuerda que una entrevista de trabajo es muy importante, porque estamos hablando del lugar donde pasarás más horas que en tu casa y tus compañeros se convertirán en tu familia. Por eso, debes de tomarlo con la importancia y seriedad debida. Éxito en tu entrevista.

Compartir
Artículo anteriorVeracruz: La última trinchera en la lucha contra el silencio
Artículo siguienteEl mundo en la CDMX | El barrio chino
Divertida, entusiasta y eternamente perseverante, lo difícil no se convierte en un obstáculo para cumplir lo que me propongo, con muchas metas que le dan el sazón a mi vida y siempre con una amigable sonrisa. Encantada de la vida, disfruto cada día con un toque de música.