A pie por… el tradicional Santiago Tulyehualco

Santiago Tulyehualco aún mantiene sus orígenes prehispánicos.
Foto: Flickr Catedrales e iglesias

La belleza de Xochimilco se encuentra en sus pueblos originarios, como el de Santiago Tulyehualco.

Al sur de la Ciudad de México es común encontrarse con pequeños poblados llenos de historia, tradiciones y muchos lugares emblemáticos. Uno de ellos es Santiago Tulyehualco, pueblo originario de Xochimilco donde todavía se mantiene parte de nuestra identidad prehispánica.

A comparación de otros pueblos y colonias chilangas, este territorio es bastante pequeño pero eso sí, guarda una gran historia que va más allá de su tradicional Feria de la Nieve.

5. Historia

Foto: Santiago Tulyehualco

Se dice que Tulyehualco, que significa “En el lugar del tule”, tuvo su origen cerca del año 1181 y fue fundado por los antiguos xochimelcas. Con el paso del tiempo el poblado fue cambiando poco a poco y vio llegar al tranvía cerca de 1908, durante el gobierno de Porfirio Díaz.

Actualmente, Tulyehualco se ubica muy cerca del Teuhtli, un volcán extinto que divide a Milpa Alta de la delegación Xochimilco. Y es reconocido por sus tradicionales fiestas, por el cultivo del amaranto y por ser la cuna de importantes deportistas y compositores.

4. Tradiciones

Foto: cortesía

Tulyehualco ha logrado mantener vivas las tradiciones prehispánicas como la Feria de la Nieve. Según se explica en el sitio web de la delegación, esta festividad tiene orígenes prehispánicos, pues los antiguos xochimelcas solían viajar durante varios días para llevar hielo de los volcanes Popocatepetl e Iztacihuatl a Tulyehualco. Al llegar a su poblado, picaban el hielo y le añadían miel de maguey o de tuna para que quedara dulce.

ESTO TE PUEDE INTERESAR: A PIE POR LA COLONIA JOSÉ TORIELLO GUERRA

Muuuuchos años más tarde se instaló oficialmente la Feria de la Nieve, en la época de la colonia en 1529, la cual se transformó con el paso de los años, hasta que en 1885 fue retomada por los habitantes de Tulyehualco, quienes innovaron las nieves con sabores como pulpo, pétalos de rosa, mole y lechuga. Actualmente esta feria se realiza cada año durante Semana Santa.

3. Feria del amaranto

Foto: Cuartoscuro

Tulyehualco se ha destacado de otras poblaciones gracias a sus cultivos de amaranto y olivo. Por ello, cada año -desde hace cuatro décadas- se realiza la Feria de la Alegría y el Olivo en el mes de febrero, donde se venden distintos productos derivados de estos elementos.

Cabe destacar que -se dice- en dicho pueblo todavía hay árboles de olivo que fueron plantados durante la época de la colonia.

2. Sus personajes

Foto: Sociedad de Autores y Compositores Mexicanos.

“Aaaay, aaay, aay, aay, canta y no llores”, seguro que has cantado esta canción en distintas ocasiones, ya sea en alguna fiesta, el 15 de septiembre o durante un partido de futbol. Tal vez te preguntarás, ¿qué tiene que ver con Tulyehualco? Pues resulta que el compositor de “Cielito lindo” nació en este pueblo de Xochimilco.

Quirino Mendoza y Cortés nació el 10 de mayo de 1862. Es recordado por componer más de 73 himnos, 102 canciones y 50 huapangos, entre los que destacan “Jesusita en Chihuahua” y “Xochimilco”. En cuanto a “Cielito Lindo”, se dice que el compositor se inspiró en su esposa, Catalina Martínez, para componder tan famosa melodia.

Por otra parte, en Tulyehualco también nacieron grandes deportistas como Santamaría Saldaña, quien consiguió la medalla de bronce en el Campeonato del Mundo de Pelota Vasca en 1986.

1. Los lugares imperdibles

Foto: Foursquare

Además de sus ferias, Tulyehualco tiene lugares imperdibles, como la Plaza Quirino Mendoza, donde se realizan las festividades más importantes y tiene un busto del compositor; la Parroquia de Santiago Apostol, que es una construcción del siglo XVII, así como el ya tradicional Mercado de Tulyehualco.

Es importante señalar que este pueblo es uno de los accesos principales al volcán de Teuhtli, en cuya cima se encuentra una enigmática cruz que suele ser visitada por pobladores, turistas y curiosos.

Compartir
Artículo anteriorLos jardines verticales más instagrameables de la CDMX
Egresada de FES Aragón (UNAM) me encuentro en constante cambio y aprendizaje. Curiosa de todo lo que acontece a mi alrededor y fiel a la idea que todos tenemos una historia que contar.