#Columna | De San Miguel a la Condesa

Ya alguien me había hablado de unas hamburguesas buenísimas en San Miguel de Allende. También me habían hablado de que esas delicias habían llegado a la Ciudad de México. Eran de esas que todo mundo recomendaba. Tenía que probarlas. Aunque el nom- bre me remite a locales de moda que, por lo general, decepcionan, les dí el beneficio de la duda. Así me enfilé a El Grandpa&Son (Laredo 13 esq. Ámsterdam, Condesa). La carta es amplia y uno puede escoger entre armar la burger a su antojo o pedir una espe- cialidad. Yo me fui por la segunda opción, porque el nombre del platillo me hizo sentir digno de él. Pedí una Granpansón en versión grande: 200 muy respeta- bles gramos de carne, queso gouda, tocino y pimiento rojo rostizado. Una cervecita y a esperar el manjar. No soy muy partidario de los quesos muy fuertes para la hamburguesa; creo que el gouda es el límite. Funciona porque derrite muy bien.

Llegó y me impresionó gratamente su apariencia. Bollo propio y de muy buen tamaño, perfecto en forma y humedad para recibir el embate de 200 grs. de carne grasosa. Se podía ver un hilito de grasita que escapaba de un lado del redondo y grueso pattie de carne al término medio. El peso regular de sus burgers es de 150 grs. de carne, pero los tragones profesiona- les apreciamos los 50 gramitos extras. Las papas que la acompañaban, muy bien: crujientes y bien logradas. Así que, sin más, un poquito de kétchup y ¡al ataque! Muy buena consistencia y amalgamiento de la carne, perfectamente llevada al término. Pero antes de la mitad del camino me di cuenta de que estaba carente de cualquier sabor; me recordó mucho a la carne del Vip’s de mi infancia. A la mitad me resigné, le puse más catsup y hasta mayonesa, para que supiera a algo que no fuera tocino y pimiento. A veces, cuando me pasa esto, quisiera que supiera horrible, por lo menos para ponerme de malas. Ésta tiene todo para sobre- salir y se queda ahí en el camino. El bollo bien, comple- mentos bien, papas bien, vamos, hasta el servicio muy bien y el lugar agradable. Pero quiebra en la carne. Ni modo. A seguir con la búsqueda.

Puede que esté o no de acuerdo conmigo. Para ello, sus comentarios a: burguerman.blogspot.com

11266391_863399197065944_5006703231016087910_n

 

Compartir
Artículo anteriorMONSIVÁIS, EL COLECCIONISTA
Artículo siguienteLugares para después de la fiesta
Chihuahuense de nacimiento, radica, desde el siglo pasado en Coyoacán. Licenciado en Comunicación por la Universidad Iberoamericana. Tiene 3 carreras paralelas, concomitantes a veces, separadas generalmente. Por un lado existe Marcelo Lara, director artístico en Warner Music y músico: guitarrista de Moderatto, y también Marcello Lara, catador de hamburguesas: Burgerman.