La Hamburguesería: muy hipster pero cero sabor

“No hay nada mas hipster que un local que acaba en ‘-esería’”, me dijo algún día un amigo que funge muchas veces como mi wingman en la búsqueda de la hamburguesa perfecta. Mezcalería, quesería, champañería, etc. Proliferan en los rincones de moda de la ciudad. Generalmente llevan el estigma, por lo menos ante mis ojos, de estar condenados a ser un lugar pasajero por estar sujeto a la moda. De tal manera, era inevitable que surgiera en el DF una Hamburguesería (Av. Coyoacán #529A) que, curiosamente, no se encuentra en ninguno de los barrios hipsters de la ciudad. Está, contrario a cualquier pronóstico, en una de las colonias residenciales de más tradición en la ciudad, la colonia del Valle.

Como es mi costumbre, pedí la hamburguesa más básica: carne, queso y tocino. Existía una opción de carne de arrachera y una de sirloin. Escogí la de sirloin porque, en mi experiencia, muchas veces la de arrachera o ni siquiera es carne molida formada en un pattie como debe de ser, o no se amalgama bien. Pensé que podría regresar a probar una opción de arrachera, dado que fue una de las recomendaciones de la mesera. De primera instancia se veía muy bien: carne irregular, de buen término y con una grasita que se asomaba y se antojaba sabrosa. Primera mordida y nada. Segunda mordida y nada. Tercera mordida y ya haciéndome a la idea de que el sabor no iba a llegar por ningún lado. Efectivamente nunca llegó. Sin pena ni gloria pasó por las armas de un servidor. Le hice los honores hasta el último bocado pero nada. El pan, aunque parecía artesanal, era demasiado para la carne. Me temo que el gran problema de esta hamburguesa es que no había sabor ni sazón en la carne, además de que también le fallaba un poco la integridad, la consistencia. Este local me recordó mucho por qué no como hamburguesas de carrito. Es lo mas cercano a las de ese tipo. Podrá sacarme de un apuro y llenarme la panza inmediatamente, pero no me llenará el corazón y no me hará sonreír.

Puede ser que no esté de acuerdo conmigo. Para eso, sus comentarios o sugerencias siempre son bienvenidos en el blog y en el Facebook.

Compartir
Artículo anteriorLa poesía que se ve y se oye
Artículo siguienteTu plan para hoy: 11 de mayo
Chihuahuense de nacimiento, radica, desde el siglo pasado en Coyoacán. Licenciado en Comunicación por la Universidad Iberoamericana. Tiene 3 carreras paralelas, concomitantes a veces, separadas generalmente. Por un lado existe Marcelo Lara, director artístico en Warner Music y músico: guitarrista de Moderatto, y también Marcello Lara, catador de hamburguesas: Burgerman.