La lucha por la identidad

La chica danesa se estrenó en cines mexicanos la semana pasada, pero la historia que cuenta esta película está basada en el libro homónimo de David Ebershoff, publicado en el año 2000, que recorre el viaje que tuvo que realizar Lili Elbe, la primera mujer transexual en someterse a una reasignación de sexo.

Greta y Einar son una pareja de artistas establecida en Dinamarca en los años 20. Ella es reconocida por sus retratos femeninos y eróticos, mientras su esposo se dedica a pintar paisajes. Una tarde, cuando la modelo de Greta no llega, le pide a Einar que se ponga la ropa para la sesión (vestido, medias de seda y tacones) y él acepta. Lo que empieza como un favor se convierte en un divertimento y, más tarde, en la búsqueda de la identidad. Einar, quien siempre se había sentido diferente, encuentra en la ropa femenina su reafirmación como mujer.

En este viaje el pintor es acompañado por su esposa, quien se convierte en su mejor amiga. Bajo el nombre de Lili Elbe, Einar empieza una nueva vida en París, una ciudad muy liberal. Aquí, Lili toma la decisión más importante de su vida: empezar un proceso quirúrgico para reasignación de sexo. El médico Magnus Hirschfeld, fundador de la primera organización por los derechos de los homosexuales, es quien le extirpa los genitales a Lili a la edad de 50 años. A pesar de los logros que la pintora consiguió en su cuerpo, algunas complicaciones dieron un fin trágico a esta historia real.

Compartir
Artículo anteriorLa URSS estrena
Artículo siguiente¿Dónde comer?
Nació en Xalapa, Veracruz en 1988; es antropóloga, reportera y editora. Ha publicado en diversos medios nacionales y actualmente escribe en Máspormás sobre cine, libros y cultura.