Brigada ‘en peligro de extinción’

Los policías responsables de realizar tareas de vigilancia animal en la Ciudad de México trabajan con recursos mínimos y gracias al apoyo de organizaciones de la sociedad civil.

11marzo(2)X
Fotos: Ignacio Gómez / MxM.

El trabajo de estos policías es singular. En octubre de 2014, por ejemplo, los llamaron para participar en el decomiso de un tigre de Bengala que se encontraba en la colonia Ermita. Tres meses antes, habían evitado que un león, dos cocodrilos y un mono araña fueran disecados. Sin embargo, tan osadas tareas no se han visto recompensadas con recursos para operar, por lo que hoy a la Brigada de Vigilancia Animal del Distrito Federal le urge una operación-rescate.

Durante los diez años de su existencia, la Brigada de Vigilancia Animal —que depende de la Secretaría de Seguridad Pública del DF (SSPDF)— no ha logrado tener una partida presupuestal propia, por lo que realiza su trabajo con recursos mínimos y gracias al apoyo de organizaciones de la sociedad civil.

“La Brigada no tiene recursos. En realidad, trabaja con una asociación que se llama Koncientizando, la cual nos ayuda para conseguir aportaciones para atender a los animales”, explica el director ejecutivo de Programas Preventivos Institucionales de la SSPDF, Leonel Velarde Macías.

Koncientizando por un Mundo Mejor ayuda a la Brigada desde 2013, explica su presidenta, Anne Guzmán. Lo hace promoviendo la adopción de perros y gatos rescatados o pagando sus hospitalizaciones, cuando se requiere. También colabora con recursos para mejorar las instalaciones del albergue a cargo de la Brigada y consigue alimento para los animales, a través del patrocinio de una compañía.

Carmelo Hernández Salazar, coordinador operativo de la Brigada, explica que en cada uno de los tres turnos que tienen trabajan 22 policías, quienes se encargan de atender denuncias y de limpiar el albergue.

“A veces sólo hay ocho elementos operativos en calle”, confiesa Hernández Salazar. Aún así, deben dar respuesta a las denuncias ciudadanas en un promedio de 20 a 60 minutos.

En diciembre de 2014, la entonces directora general de Prevención del Delito de la SSPDF, Leticia Varela, solicitó a la ALDF un presupuesto de nueve millones de pesos para la Brigada. No lo consiguió.

En 2014, la oficialía mayor de la SSPDF designó dos millones de pesos a la Brigada para adquirir malla ciclónica para delimitar el perímetro de su área de trabajo, sin embargo, el dinero aún no se ejerce, porque los terrenos en los que se encuentra la Brigada ya están cercados.

Lo que se necesita —asegura Leticia Varela— son “más jaulas y un corral”, para que puedan estar en mejores condiciones los animales que se encuentran en resguardo, en forma temporal, en el albergue de la Brigada.

Foto: Cuartoscuro.
Foto: Cuartoscuro.

EXIGENCIAS AL ALZA

Desde que comenzó a operar, la Brigada de Vigilancia Animal ha recibido cada vez más denuncias.  Por ejemplo, en 2011 se registraron mil 644 llamadas solicitando su apoyo, en 2014 se registraron 5 mil 900, según datos que la SSPDF reportó a la Asamblea Legislativa al solicitar mayores recursos.

Fue debido a ese aumento de solicitudes que en diciembre de 2013, la Brigada de Vigilancia Animal recibió de la SSPDF un espacio de casi tres hectáreas para resguardar a los animales rescatados.

En este terreno se habilitó un albergue temporal en el que hoy se cuida a 122 perros y 39 gatos, de acuerdo con Anne Guzmán, presidenta de Koncientizando por un Mundo Mejor. Al lugar también han llegado tlacuaches, pelícanos, víboras, halcones, sapos y lechuzas.

Los perros y gatos se dan en adopción. Los otros animales se canalizan a los Centros para la Conservación e Investigación de la Vida Silvestre, de la Secretaría del Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat), o a zoológicos capitalinos.

Todos los policías de la Brigada cuentan con capacitación en manejo de animales. Cuando es necesario anestesiar a un león o a un cocodrilo, se pide apoyo de los médicos veterinarios que laboran en la Brigada, explica el coordinador de los operativos, Carmelo Hernández Salazar.

Otra de sus tareas, según la Ley de Protección a los Animales del Distrito Federal, es realizar operativos en mercados y establecimientos para evitar anomalías en la venta de animales. Pero Mario Bárcenas, coordinador de la Brigada, asegura que ellos no tienen el personal suficiente para realizar esta labor.

Así que la Brigada que creó el Gobierno del Distrito Federal está desabrigada.

 

DATOS

10 perros rescatados por la Brigada se recuperan en hospitales privados.

19 cachorros están en hogares temporales.

8 vehículos de la policía capitalina están asignados a la Brigada.

 

¿DÓNDE QUEDÓ EL MILLÓN?

Hay un presupuesto de un millón de pesos que está perdido.

La presidenta de la asociación Ángeles Abandonados, Elena Chávez, gestionó con la presidenta de la Comisión de Presupuesto y Cuenta Pública de la ALDF, Esthela Damián, este dinero para que la Brigada de Vigilancia Animal comprara alimento y lo repartiera a 15 asociaciones protectoras de animales.

Elena Chávez solicitó el recurso utilizando un artículo transitorio de la Ley de Protección de los Animales del DF, en donde se señala que el jefe de Gobierno debía haber destinado, desde 2009, un subsidio a las asociaciones protectoras de animales para que realicen sus actividades.

Ernesto Canto, director general de Prevención del Delito de la SSPDF, área responsable de la Brigada, desconoce dónde está el millón de pesos y aseguró que, en cuanto se los otorguen, establecerán las reglas para determinar cuáles son los albergues que serán apoyadas con el alimento.

Máspormás buscó a Esthela Damián para que explicara cómo se etiquetó esta partida –debido a que ya había sido aprobado el Presupuesto de Egresos del Distrito Federal– pero no obtuvo respuesta.

 

 

DEL DICHO AL HECHO…

Las atribuciones de la Brigada de Vigilancia Animal, de acuerdo con la Ley de Protección a los Animales del Distrito Federal, son las siguientes:

* Rescatar animales de las calles.

* Brindar protección a los animales abandonados o maltratados.

* Responder a situaciones de peligro por agresión animal.

* Impedir y remitir a quienes vendan animales en la vía pública.

* Ayudar a autoridades federales en el rescate de animales silvestres.

* Retirar animales que participen en plantones o manifestaciones.

* Impedir y remitir a quienes promuevan las peleas de perros.

* Realizar operativos en lugares en donde se vendan animales.

 

 

SAFARI CHILANGO

En el último año, la Brigada de Vigilancia Animal ha participado en el rescate de distintas especies:

2 de julio de 2014

Se rescató a una serpiente de metro y medio de longitud, que se encontraba en la colonia Agrícola Oriental, delegación Iztacalco.

22 de julio de 2014

Rescate de un león, dos cocodrilos y un mono araña que se localizaban en el local de un taxidermista.

8 de octubre de 2014

Decomisó un tigre de bengala que se encontraba en una casa de la colonia Ermita, en la delegación Benito Juárez.

 

OTRAS BRIGADAS…

Los gobiernos de Miami, Los Angeles y Houston, en Estados Unidos, cuentan con un albergue para resguardar animales como perros y gatos.

En Colombia y Argentina existen las policías ambientales, las cuales vigilan que no se cometan delitos como el maltrato animal, pero no cuentan con un albergue para resguardar animales.

 

Compartir
Artículo anteriorLínea 12
Artículo siguienteClausuran gasera ‘patito’ en Tlalpan
Reportero, ciudadano y cuasi adicto –en recuperación– de las bebidas energizantes. Por ahí dicen que soy el elemento más antiguo del equipo editorial de Máspormás, ¿será?