Justicia manoseada

Autoridades del DF buscan facilitar la mediación entre las víctimas de acoso sexual y sus agresores, a pesar de que los protocolos internacionales se oponen a esta postura

Erika viajaba en un tren de la Línea 2 del Metro de la Ciudad de México, cuando un hombre le acarició dos veces la pierna con la mano extendida. Asustada, jaló la palanca de emergencia del vagón y el sujeto fue aprehendido por los policías de la estación, mientras trataba de escapar.
Ya en la Procuraduría General de Justicia del Distrito Federal (PGDJF), se sorprendió de que la psicóloga le preguntara si le iba a quedar algún trauma del incidente, como si fuera su trabajo determinar la relevancia de la agresión. “Procuro que no me afecte”, contestó, pero la funcionaria simplemente anotó que no la iba a perjudicar.
Durante el largo camino que hay que recorrer para poder denunciar un acto de abuso sexual en el transporte público, la estudiante se encontró con varios intentos de mediación con su agresor.

Fotos: Alfredo Boc

A pesar de que durante varios años se anunció como prioridad del gobierno capitalino erradicar la violencia sexual en el espacio público, la aplicación del nuevo sistema penal acusatorio, en vigencia desde enero, ha complicado la denuncia de estas prácticas, acusa la directora de  Instituto de las Mujeres del DF (Inmujeres), Teresa Incháustegui.
Con el argumento de que buscan acelerar la solución de conflictos a través de la conciliación, las agencias del Ministerio Público suelen presionar a las víctimas y omiten aplicar protocolos internacionales de protección por agresión sexual, minimizan los casos y dejan de investigar las agresiones cotidianas, asegura Incháustegui.
Lo que le preocupa es que no se ataque el problema del acoso sexual como delito recurrente. No todos los varones son responsables de estos actos, precisa, sino que se trata de hombres que se suben en las horas de mayor aglomeración para poder tocar mujeres. “Son, de alguna manera, agresores seriales” que quedan libres con el nuevo modelo de Justicia.

¿MEDIACIÓN O NEGLIGENCIA?

En las horas previas a que se iniciara la carpeta de investigación en contra del acusado, los policías del Metro que lo arrestaron, los funcionarios de la PGJDF, los familiares del mismo e incluso su abogado, trataron de hacer desistir de su denuncia a Erika, explicándole que se trataría de un proceso muy tardado en el que tendría que volver a acudir numerosas veces al Ministerio Público. Le ofrecieron 8 mil pesos, un empleo y hasta una beca para estudiar en el Instituto Politécnico Nacional (IPN), que ella rechazó.
Aunque la mediación de conflictos está prevista en el nuevo sistema de justicia, debe seguir un procedimiento formal de conciliación una vez iniciada la carpeta de investigación, no antes, explica el abogado especialista en juicios orales José Saldaña, quien considera que el problema no se centra en el diseño legal del sistema acusatorio, sino en su aplicación por parte de los funcionarios de la PGJDF.

 

Fotos: Alfredo Boc
Fotos: Alfredo Boc

Alicia Rosas Rubí, fiscal de Delitos Sexuales de la PGJDF, explica por su parte que de acuerdo con el nuevo Código de Procedimientos Penales, sólo el delito de violación o las agresiones sexuales que dejen lesiones merecen prisión preventiva, a diferencia de lo que ocurría antes.
En los casos de manoseos, dice, la autoridad buscará siempre la conciliación y, en caso de no lograrse, se castigará al culpable únicamente con una medida cautelar y una multa.
“Como en sistemas jurídicos modernos, con eso se promueve la educación, la sana convivencia y el respeto, no la venganza”, explica la funcionaria.
De enero a agosto, la PGJDF ha abierto 112 carpetas de investigación por abuso sexual en el transporte público, 60% menos que en el mismo periodo de 2014, cuando aún no se aplicaba el sistema acusatorio. “Hay más eficacia”, se felicita Rosas Rubí.

Fotos: Alfredo Boc
Fotos: Alfredo Boc

Sin embargo, en ocho meses, sólo se ha resuelto un caso en los tribunales, aunque la PGJDF no tiene cifras de cuántos incidentes se solucionan antes de abrir la carpeta correspondiente.
Otro problema, identificado por la asociación Habitajes AC, es que la mayoría de las mujeres que usan el transporte público desconoce el procedimiento para denunciar e ignora que hay una ley y un programa que castiga el acoso y el abuso sexual.
El primer contacto que puede establecer una persona que ha sido agredida sexualmente en el Metro son los módulos ubicados en las estaciones más concurridas, aunque cualquier policía puede poner a disposición del Ministerio Público al agresor.
Aunque en el caso de Erika, el abogado comisionado por la PGJDF, Rafael Alvarado Morales, se desinteresó del caso. Nunca se puso en contacto con ella y a la fecha, no sabe si hubo sentencia en contra de su agresor, quien sigue libre, a pesar de sus antecedentes de abuso sexual.

TESTIMONIOS:

QUÉ HACER EN CASO DE ACOSO:
Existen protocolos de actuación de las autoridades en caso de acoso sexual en el transporte público:

  • Solicitar apoyo de algún elemento de seguridad para que detenga al agresor.
  • Si te encuentras dentro de un vagón del Metro jala la palanca y si la agresión sucedió en otro transporte solicita el apoyo del operador.
  • Un elemento de seguridad inmediatamente te trasladará de manera separada de tu agresor a un Módulo “Viajemos Seguras” para atender el caso.
  • En el Módulo se encontrará una abogada de Inmujeres DF que te brindará apoyo y asesoramiento jurídico acerca de tus derechos y que hacer para hacerlo valer.

El NUEVO SISTEMA PENAL ACUSATORIO
El sistema penal acusatorio es una nueva modalidad de juicio oral que busca facilitar el trabajo de los magistrados para resolver más rápidamente los conflictos entre particulares. Privilegia la libertad a la represión porque está buscando emitir un voto de confianza a la ciudadanía, explica el especialista José Saldaña, quién considera que los problemas que presente puede radicar en la actuación del Ministerio Público, más que en el propio sistema judicial.

Fotos: Cuartoscuro
Fotos: Cuartoscuro
  • Teléfonos de Asistencia 066
  • Emergencias SSP-DF 061
  • Emergencias PGJ-DF 52009632
  • Centro de Terapia y apoyo a víctimas de delitos sexuales 018008428462

CIFRAS:

  • 112 expedientes se abrieron este año por abuso sexual  en transporte.
  • 98% de los casos de abuso sexual en transporte son contra mujeres.
  • 60% disminuyeron las denuncias por abuso en el transporte en un año.
  • 0.5 agresiones sexuales ocurren a diario en el transporte.

VIDEO RECOMENDADO:

Compartir
Artículo anteriorUn espacio para noveles cineastas
Artículo siguienteLa novela de Peña
Rafael Montes es reportero de la ciudad desde hace siete años. Apasionado de la movilidad, el urbanismo y el medio ambiente. Ciclista y peatón cotidiano, no tiene auto y sólo de ser muy necesario deja la bici para subirse al Metro o al coche de su novia.