Un paseo que se queda sin palmeras

Las plantas que dan nombre a Paseo de las Palmas están infectadas por un parásito y un hongo; si esto no se atiende, el daño se extenderá a otras zonas de la ciudad.

19mayo(1)

Las plantas que dan identidad al Paseo de las Palmas agonizan.

Un hongo y un microorganismo son las causas de un daño que se detectó hace meses y aún no hay acciones para evitar que mueran éstas y otras palmeras en la Ciudad de México.

Desde finales del 2014, vecinos reportaron a las autoridades de la delegación Miguel Hidalgo que las palmeras de Paseo de las Palmas estaban afectadas por una aparente enfermedad.

En enero del 2015, las autoridades delegacionales informaron, a través de un boletín de prensa, que de los 196 ejemplares que existen en Paseo de las Palmas, 42 estaban infectados por el microorganismo Candidatus phytoplasma, así como por el hongo Fusarium, y que 22 ya estaban muertas.

El gobierno delegacional y las secretarías de Obras y Medio Ambiente (Sedema) se comprometieron a sustituir las palmeras que ya están muertas; así como dar mantenimiento, durante el primer trimestre del año, al resto de los árboles de Paseo de las Palmas. Pero hasta ahora estas acciones no se han realizado.

David Cibrián Tovar, fitopatólogo de la Universidad Autónoma de Chapingo, explica que es casi imposible remediar el daño a las palmeras de Paseo de las Palmas, porque los microorganismos que las afectaron son muy fuertes.

19mayo(2)

DAÑO QUE SE EXTIENDE

Daniel Rivas, fundador de la Asociación Mexicana de Arboricultura (AMA), explica que el Fusarium es un hongo que ataca de manera irreversible el cogollo —la parte superior de las palmeras y la más sensible— y las seca hasta dejarlas negras.

Además, Cibrián Tovar, académico de la Universidad de Chapingo, explica que el Candidatus phytoplasma es el responsable de provocar un color amarillento a las palmeras. Este microorganismo se transmite por un insecto, Myndus crudus, que vive en los céspedes y sube a las palmas cuando alcanza la adultez.

Héctor Benavides, especialista del Instituto Nacional de Investigaciones Forestales, Agrícolas y Pecuarias (Inifap), resalta que el amarillamiento no era tan común en palmeras del Valle de México, pero que en los últimos años se ha percibido su presencia. Igual que Benavides, Cibrián señala que “este patógeno es casi imposible de manejar” y, como ejemplo, menciona que en el país ya se presentó una mortalidad de palmas, por esta misma causa, en la zona del Bajío y en algunas regiones del Estado de México, como Valle de Bravo.

Daniel Rivas destaca que el hongo y el microorganismo tienen posibilidades de atacar a otras palmeras de la Ciudad de México: “Las esporas pueden viajar en el aire y si un árbol está débil, lo ataca”. Los árboles más susceptibles, menciona, son aquellos que tienen problemas de nutrición, “debido a la falta de un tratamiento adecuado de los suelos, en donde les falta descompactarlos y airearlos”.

En el caso de Paseo de las Palmas, sugiere el especialista, antes de plantar más palmeras —como aseguraron que lo harían las autoridades delegacionales— es necesario realizar “la desinfección y si es el caso, la renovación del suelo”.
Andrea Legorreta, líder vecinal de la colonia Lomas de Barrilaco, lamenta que las autoridades delegacionales y el Gobierno del Distrito Federal no han avanzado en la atención de los árboles de Paseo de las Palmas.

Además de ser un tema de urbanismo, señala Legorreta, es un asunto de identidad de la zona: “las palmeras le dan nombre a la avenida y son parte del patrimonio de la colonia desde su fundación”, en la década de los treinta.

De acuerdo con lo informado por comunicación social de la delegación Miguel Hidalgo, laboratorios del Colegio de Postgraduados (Colpos) y del Comité Estatal de Sanidad Vegetal de Guanajuato (Cesaveg) ya elaboraron un estudio e hicieron recomendaciones como “que los suelos estén libres de follaje y gramíneas (plantas herbáceas con flores en espiga), como para evitar exceso de humedad”.

Aun así, la Secretaría de Medio Ambiente (Sedema)  y la Procuraduría Ambiental y del Ordenamiento Territorial (PAOT) informaron que continúan con más análisis en la zona.
Mientras tanto, las palmeras de Paseo de las Palmas agonizan.

 

DATOS

196 palmeras se encuentran en Paseo de las Palmas.

42 de ellas están enfermas.

22 ya están muertas.

 

PALMERAS EN LA CIUDAD

Estas plantas no abundan en la ciudad, pero las que existen tienen un lugar especial, tanto que han dado nombre a Paseo de las Palmas y también a la Glorieta de la Palma, ubicada en Paseo de la Reforma. Otros lugares donde es posible encontrar palmeras en la ciudad son Doctor Vértiz, Avenida de la República y su continuación, avenida Juárez.
Las especies más comunes en la Ciudad de México son la palma canaria y la palma de abanico.
NACER CON LAS LOMAS

No existen datos precisos sobre cuándo se plantaron las palmeras de Paseo de las Palmas. Sin embargo, de acuerdo con información de la asociación civil Salvo Lomas, el proyecto urbanístico de la colonia Lomas de Chapultepec estuvo a cargo del arquitecto José Luis Cuevas Pietrasanta. A finales de la década de los veinte, Cuevas planteó el concepto de Garden City —construir una pequeña ciudad autónoma rodeada de un cinturón de áreas verdes—, desarrollado por Ebenezer Howard. Bajo esta influencia fue que se diseñó la entonces llamada Chapultepec Heights, que tiempo después se conocería como Lomas de Chapultepec.

Compartir
Artículo anteriorCálculos
Artículo siguienteAdversarios por el sabor: Pay de dátil
Rafael Montes es reportero de la ciudad desde hace siete años. Apasionado de la movilidad, el urbanismo y el medio ambiente. Ciclista y peatón cotidiano, no tiene auto y sólo de ser muy necesario deja la bici para subirse al Metro o al coche de su novia.