¡No mames!

Lorenzo Córdova, consejero presidente del Instituto Nacional Electoral (INE), marca al secretario Ejecutivo, Edmundo Molina, quien lo atiende:

-Aquí a tus órdenes.

-Ah, nada, ya les di asesoría a los de los pueblos indígenas, ‘cabroncín’ –le avisa Lorenzo-. No mames, cabrón: el líder de los chichimecas de Guanajuato, Mauricio Mata, tuvo la gentileza de hablarme en español pese a que es su segunda lengua; el idioma de su pueblo es el chichimeca-jonaz. Y otra cosa: ¿viste que ellos vinieron?

-Explícate-, repuso Edmundo.

-Los funcionarios del INE estamos obligados a servir a los indígenas, que son mexicanos con derecho a voto. Pero como asumimos al DF como centro del universo no nos molestamos en ir a donde vive la gente, que en realidad es nuestra patrona. El representante chichimeca y otros líderes indígenas viajaron cientos de kms con tal de vernos.

-¿No tenemos dinero para viajar?

-No mames: tuvimos en 2015 un presupuesto de 18572411236 pesos (¡carajo, 11 dígitos!) para organizar los sufragios donde los mexicanos elegirán a sus saqueadores, y ni con esa lana pudimos ir a San Luis de la Paz y otras comunidades chichimecas; no fuera que se mancharan nuestros trajes. Ellos, los jodidos, sí hicieron el esfuerzo.

-¿Jodidos?-, se extrañó Edmundo.

-Agárrate, ahí te va una información del CONEVAL de no mames –anunció Lorenzo-: en México, el 45 % de la población es pobre, pero si te concentras sólo en los indígenas, es pobre el 72%. En México, el 20 % tiene rezago educativo (sólo estudia la primaria), pero entre los indígenas, 50%. En México, 2 de cada 10 personas sufren hambre; entre los indígenas, 4 de cada 10.

-¿Y la justicia?-, preguntó Edmundo preocupadísimo.

-Hay unos 9 mil indígenas presos –dijo Córdova-. La mayoría, según la Comisión Nacional de Derechos Humanos, “no han sido asistidos por un defensor e intérprete o traductor acompañante, e incluso en muchas ocasiones desconocen el motivo por el que están internos”. No mames.

-Quizá no se los valora porque los indígenas son poquitos.

-¿Qué?, son 15 millones. Visualízalo: 5 veces la población de Uruguay.

-¡Muchos! –reviró Edmundo-. Por suerte cuentan con la Comisión Nacional para el Desarrollo de los Pueblos Indígenas, institución fabulosa.

-No mames, el analfabetismo indígena cuadriplica (26%) el promedio nacional (7.4%).

-Aunque creo que la discriminación va a la baja.

-¡No mames! –se carcajeó Lorenzo-. Tras la reunión de hoy con los indígenas, un funcionario se atrevió a imitar así, en voz alta, a uno de ellos: “Yo, jefe toro sentado Gran Nación Chichimeca, tengo Guanajuato, yo decir a ti, diputados, para nosotros no permitir sus elecciones”. ¿Te das cuenta, Edmundo? Oímos al funcionario y dijimos: “De pánico, hay que mandarlo al siquiatra”. Todos oyeron su racista imbecilidad suprema, las palabras infestadas de ignorancia con que destripó su prestigio. ¡No mames, no mameees!

Compartir
Artículo anteriorLas fallas de Ecobici
Artículo siguienteBarrio Alameda: reconstruyendo el Centro
En sus inicios fue reportero en "Reforma" y otros diarios, después escribió en revistas: "Chilango", "Esquire" y "Newsweek en español", donde hoy hace periodismo narrativo. Ha sido profesor universitario y conductor de televisión. Premio Nacional de Periodismo 2007.