Butcher & Sons, un nuevo clásico

Con un menú sencillo, Butcher & Sons llegó hace cinco años y rápidamente se estableció como una medida imprescindible de lo que es un burger joint bueno, con una burger muy competente, sin ser ostentoso y sin querer pecar de tener mucha onda. Han crecido mucho y curiosamente nunca había hablado aquí de ellas, así que me di una vuelta al original de Polanco.

Hay varias especialidades que tienen nombres de rockeros famosos, dependiendo de sus ingredientes: está la Dylan, con salsa picante y aderezo buttermilk; la Hendrix con salsa BBQ y cebolla caramelizada; la Barrett con queso gouda ahumado y pimiento rojo rostizado. Todas con la misma medida de carne. Yo, para no errarle, regresé a la Butcher Original: carne de res, jitomate, queso Monterrey Jack, cebolla morada y pepinillos. Sin complicaciones, sin rebuscarle mucho, una hamburguesa muy sencilla y cumplidora. Siempre me gustó desde la primera mordida. Siempre, también, la única observación que tengo es que su carne tiene poco sabor y consistencia suave. El tamaño es bueno: alrededor de 100, 110 g. Gran bollo: original y propio, que resiste el embate de la grasa que, aún en tres cuartos, es suficientemente abundante.

Me gusta que ya podamos hablar de un clásico moderno. Una burger que, en poco tiempo, se ha establecido como una de las buenas. No es la más matadora, pero sí cumple y, muy importante, lo hace consistentemente. Con su enorme crecimiento uno hubiera podido creer que bajaría la calidad, pero no es el caso. Se mantiene igual a lo largo de sus varias sucursales, aunque, para mí, la consentida siempre será la de mi primera vez.

Nombre del lugar:

Butcher & Sons

Contacto:

www.butcherandsons.com

Dirección:

Virgilio 8, local B, col. Polanco

Horarios:

Dom a mar: 13 a 23 h; mié a sáb: 13 a 00:30 h

Consumo promedio por persona:

$200

Compartir
Artículo anteriorLos Tanques de la Portales, las gomichelas más brutales
Chihuahuense de nacimiento, radica, desde el siglo pasado en Coyoacán. Licenciado en Comunicación por la Universidad Iberoamericana. Tiene 3 carreras paralelas, concomitantes a veces, separadas generalmente. Por un lado existe Marcelo Lara, director artístico en Warner Music y músico: guitarrista de Moderatto, y también Marcello Lara, catador de hamburguesas: Burgerman.