Un debate y una paloma

Manual

Primer disparo
A ver, a ver… ¿Por qué fregados Hillary no pisoteó a Trump en el debate reciente? ¿Por qué le perdonó la vida? Era suyo, iba a ser un tirititito y lo dejó ir. ¿Por qué fregados no lo hizo cachitos, si lo tenía comiendo de su mano tras conocerse lo que Trump piensa de las mujeres y cómo se refiere a ellas sexualmente? El gol de Hillary iba directito a donde las arañas hacen su nido. ¿Qué fue lo que pasó? ¿Será que a Hillary le conviene que el pelos de elote siga siendo el candidato republicano? ¿Deshacerlo implica reemplazarlo? Es que después de los escándalos de la semana pasada por la boca (y la mano) larga de Trump, los republicanos se plantearon cambiar de candidato y tal vez dejar a Pence, el compañero de fórmula de Trump, como aspirante rumbo a la Casa Blanca. A Pence, incluso, le dieron asquito los dichos de Trump y se mantuvo al margen de apoyarlo. Trump hizo lo propio para atacar con la bomba que es Bill Clinton y su jariosa historia mediante una conferencia con las víctimas de Bill, pero el cohete se cebó y no tuvo repercusión, como la asquerosa grabación donde se le escucha a Trump hablar de los genitales de las mujeres. ¿Entonces cambiamos a Trump? Un nuevo candidato republicano no le vendría nada bien a la güera sobreviviente de neumonía. Tal vez por eso perdonó la última estocada y Trump sigue vivito. Ojalá que a Clinton el tirititito no le salga por la culata, porque en el debate Trump aceptó no pagar impuestos, aceptó el error de la misoginia y se declaró amigo de Putin. Ruego que el tirititito no salga por la culata.

LEE LA COLUMNA ANTERIOR DE NACHO LOZANO: EL CLUB DEL ASQUITO Y OTRAS BARBAS

Segundo disparo
Mientras Hillary se agarraba de las greñas con Trump, en México comenzaba la Rebelión en la granja. El Peje perseguía una paloma. Es en serio, no miento. El Peje se grabó persiguiendo a una paloma por las calles de Guanajuato. Increíble. De verdad que yo creí que estaba soñando. El colmilludo Peje se sabe cabeza en las encuestas y asumo que no le preocupan, por el momento, sus contrincantes. Por eso graba videos donde lo vemos así de tranquiqui, sin preocupaciones aparentes. No encuentro otra explicación al extraño video. Parecía un spot de Stranger Things: un político caminando con ojos jariosos y sonrisa macabra tras una pobre paloma que seguro tampoco entendió qué quería el señor de cabellera blanca que lo seguía.

 

Último disparo
A todo esto: ¿cuándo veremos un debate presidencial así en México? No hablo del debate entre AMLO y la paloma, sino del gringo. Quiero ver a candidatos que son interrumpidos, entrevistados por periodistas mordaces, sin aburridas poses, sin protocolos que solo dan pie al choro de siempre. ¿Cuánto tendremos una institución nacional de debates que los organice en serio? Digo, estaría chido.

Compartir
Artículo anterior¿Por qué no se mira Trump en el espejo?
Artículo siguienteVamos a comprar armas ¡ya!
Con 15 años de kilometraje en medios, cree que el rigor de la ironía y la seriedad de la risa pueden hacer un periodismo original.