Promete delegado ir por franeleros “gallitos”

Asegura Jorge Romero que mantendrá el operativo para arrestar a quienes apartan lugares en las calles de la Benito Juárez

REDACCIÓN| MÁS POR MÁS

30 de Octubre 2013

El jefe delegacional en Benito Juárez, Jorge Romero, aseguró que regresará por los franeleros de las inmediaciones de la Plaza de Toros “hasta que entiendan que no pueden seguir ahí”.

En entrevista con MÁSDF, el titular de la demarcación informó que desde que implementó el programa permanente para inhibir a los franeleros el pasado 24 de octubre se han remitido al juzgado cívico a un promedio 20 “viene-viene” al día, pero que de ellos, cinco son los que regresan a la zona.

Romero explicó que mientras no se presenten denuncias por intento de extorsión ante el Ministerio Público, la actividad del franelero seguirá siendo una infracción administrativa y por tanto, seguirán saliendo con facilidad.

“Si me ayudan los vecinos y denuncian que esta gente les pide cierta cantidad de dinero por un servicio que no solicitan porque se trata de la vía pública, se acercan a la figura de extorsión y de esa manera ya no es una falta administrativa, sino un delito, y así será mas difícil que salgan, sobretodo si reinciden”, explicó.

Finalmente reiteró que sigue trabajando con el GDF la posibilidad de instalar parquímetros en las colonias Nochebuena y Ciudad de los Deportes, pero advirtió que sólo aceptará el programa si se garantiza que no se cobrará a los vecinos y que el programa será efectivo en fines de semana y cuando haya corridas de toros o partidos de futbol.

Pagan justos...

José es otro franelero que, a diferencia de los agresivos, es víctima de los “guardianes del orden”.

Su área de operación es la colonia Xoco, en la Delegación Coyoacán, donde la policía ha aplicado operativos para retirar a los franeleros de la vía pública, pero en su afán de cumplir con el deber, los uniformados han rayado en el exceso.

“Desde que empezaron los operativos, siempre está una patrulla y dos policías en bicicleta, lo que pasa es que a los seis que trabajamos en esta zona, ya nos dijeron que sus jefes les piden una cuota de tres remisiones diarias.

“Lo que me dijo ayer el oficial, es que como hay una cámara de vigilancia, no podemos hacer nada y que si queremos trabajar, le tenemos que entrar con la cuota de 50 pesos para que nos borren de las imágenes de la cámara, o pagar los cien pesos de multa; eso sí, como somos seis, pues ya nos advirtieron que nos va a tocar a uno cada día ser remitidos si es que queremos seguir trabajando, y a ese paso, pues vamos a tener que dejar a la semana de 300 a 400 pesos para los policias”, explicó.